Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r. s. I A jii. jji LJ- i i j b n i i i i I il jü. i 1 j R. (Con extremada alegría- Bendito sea ese Dios der sielo, luare, que to lo que jase es con su misterio. Pos ahora niesino me preparaste la alforja; venaste la fiambrera de lo que se le antoje, y si no parezco jasta er día der juisio fina, no se asuste osté. M. (Asombrada. ¿Pero aónde vas tú, Raíaeliyo? R. (Decidido- A busca er pajarito pa la Triniya. M. ¿Pa la Triniya? R. ¡Pa la Trinij a! M P e r o hijo mío, ¿tanto la quieres tú? -R. (Con firmeza. Tanto, que puestos en una romana er queré de osté y er de eya, ni baja uno ni sube el otro: los dos paese qué se han dao la mano. Ca lágrima de esa mujé cae drento é mi pecho, mare, y como son muchas, s arriao er probé y tengo er corasón ajogaíto é pena. ¡Me caso jasta con la vieja der Candilejo! Que mi cuerpo se vea más negro que las chimeneas é la Cartuja por drento si no traigo ar pajariyo ese. M. (Apesadumbrada) ¡Várgarae Dios, creaturiya; si lo sé, no te lo cuento! Pero ven acá, arrastrao... R. Zíz; a? ztó Kí 5 íí. yl- Déjeme osté, mare. Más vale que me vea osté dir caminiyo alante, yenod espei anzas, que no corgaíto d esa morera. Déme osté la ariorja en seguía. M. (Va por ella) ¡Demonio é creatura! No, y éste es capaz dejase lo que dise; conosco su cararte. Igualito á su pare. Una vez le prohibió er méico come aseitunas, y fué lo ba. stante pa subirse á un olivo y dejarlo más pelao que un quinto. R. (Entusiasmado. ¡Bendita sean las rosas brancas, que son gu cara; los claveles encarnaos, que son sicS labios, y toítas las mieles, que son sus palabras! Si ese pajarito es su felisiá y la mía, ya pué juir y remontar er vuelo jasta er mesmo sielo, que soy capaz de convertirme en sigüeña pa traerlo sujeto en er pico. yi. (Entregándole la alforja) Toma, arma mía, yenita va de lo mejó. R. -Con esto, mis pies y mi corasón, verasté gorvéprontito. Cuando yo entre por estos umbrales, ya se pué osté prepara; menúo va ser el abraso; le dejo asté er pecho pegaíto á la esparda; por mi salú. M. ¡Dios quiera que sea mañana! R. -Oigasté, mare. Osté que es güeña cristiana, pídale ar santo que más quiera, una cosiya é mi parte. M. -Píe por esa boca. R. -Que lo mesmo que er Rtibiche, embarsame yo ar pajarito; éncargaselosté bastante. M. -No tengas cudiao; voy á resar m a s q u e toas las beatas por Cuaresma. R. -Y si la Triniya pregunta por mí, le dise osté que he dio por su felisiá, y que pronto güervo. (Se marcha alegre y cantando entusiasmado) Kncontrar pronto tu nío, pajarito, yo quisiera p a yevarle l a alegría á la niña que uie espera. M. (Dentro del cortijo haciejido media y suspirando. ¡Ay, probé Rafaé! ¡Ay! ¿onde estará? Un mes jase que