Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ar co- f k AÑO XVll M A D R I D lo DE AGOSTO DE 1507 N I I M 849 f Z. í M f t i T i X f i LA VI S I T A ji L S r N u m a Saint- Feuil, bibliotc cn- ib, de o... cu i- rovenza, correspondiente de la Academia de inscripciones y Bellas letras y conservador de las antigüedades de la ciudad, juraba contra el alcalde, I que le había encomendado que por sí mismo guiase al través del Museo á la ilustre compañía de co mediantes llegados la víspera en el tren de París para representar una tragedia de Eurípides en las J l ruinas del Circo romano. 31 alcalde, á quieíi Numa llamaba el arconte y que era un numismática J distinguido, acababa de hacerle tal encargo al salir del restaurant Al templo de Diana eu donde aca baban de comer bajo un laurel. Y mientras que los comediantes pasaban, conducidos por una fila de carruajes abiertos, en dirección del hotel del I eón de Oro, cuyos plátanos seculares unían su ramaje con los castaños del arzobispado, formando un túnel de verdura, Numa evocaba rápidamente formas y recuerdos que le parecían, tan lejanos como las damas romanas que habían bañado sus admirables desnudos- en las: termas de Antonino, que frente á él surgían entre las sombras de aquella noche del ardiente Julio. Venus brillaba con fulgor incomparable sobre el templo, de Augusto y un corro de niños gorjeaba sus cantares entre los pilares rotos. I,l egó al Museo, pero no se acostó. No tenía sueño, y apoyándose sobre. el antepecho de la ventana de ral cuarto, permaneció silencioso y pensativo. La llegada de los comediantes parisienses le había sobresaltado. E