Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
QPO tVlSTA AÑO XVJl ILUSTT ADA NUM. 840 MADRID, 8 DS JUNIO DE 1907 1 i J J I 1 J- I. 7 TM M V Y A N N I K EL C R U Z A D O LEYENDA T 1 A más bonita de las mujeres del país de. I f Armórica era Fantik, la hija del señor de J Kerbler. Era precisó verla los domingos cuando iba á misa, con uiia falda de seda verde, gran cadena de oro al cuello, medias rojas y zapatos de cuero. Su madre y sus hermanas habían muerto, y sólo le quedaba su padre, cuya cabeza temblorosa se inclinaba ya hacia la tierra. Era la prometida de Yannilí, el mas gallardo infanzón de la comarca, cuyo torreón se elevaba frente al suyo, y ambos ante el mar. Pero como hubiese cumplido veinte años Yannik, decidió ir á la guerra á los Santos IvUgares para ganarse la espuela dorada, como era costumbre entonces, y el padre de Fantik le dijo: -Ve y sé valiente. Te aguardaré durante tres años, á fe de Kerbler; pero si al cabo de ese tiempo, por la Pascua, ni un día más, no has vuelto, casaré á mi hija con otro. Soy demasiado viejo y no quiero, al dejar este mundo, que mi hija quede sola. Pasaron los tres años y Pasciia florida sin que Yannik apareciese sobre el camino que Fantik devoraba con los ojos desde por la mañana hasta la noche. Y, sin embargo, Yannik volvía tan de prisa, caminando día y noche, que había perdido la cuenta de los días. Y una noche llegó al bosque de Broczlianda, cuyo espeso ramaje, le hizo perder de vista la estrella de les pastores que le guiaba. Sin ruta y aturdido disponíase á dormir junto al tronco de un árbol hasta el alba, cuando vio brillar u. na luz cercana. Tomó su caballo por la brida y se dirigió hacia ella. Era la cabana de un ermitaño. ¡Pom! ¡Pom! -golpeó en la puerta. ¿Quién llama? -preguntó una voz. -Abrid, buen ermitaño. Es un caballero que vuelve de Tierra Santa. He perdido el camino y estoy cansado. Ehermitaño abrió, dio al viajero la mitad de su pan y de su cántaro de agua, y Yannik cayó dormido sobre el montón de. hierba que. servía de lecho al santo varón, y no se despertó hasta el día siguiente al piar de los pajarillos.