Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
hacerme rabiar. (Echái dose á llorar. Y yo soy tan hija de mamá como Pedrito y Manolito! ¡Para que te enteresi ABUELA. -Ven, hija mía, ven; tienes razón. NiUTA. -f iabiosll a de nuevo. ¿Entonces para qué haces que me cj uede contigo? ABUELA. -Hija mía, para que me hagas compañía. Me da miedo quedarme sola. Yo soy ya niuj- vieja. NIETA. -También eras muy vieja este verano y no pasaba lo que aliora. Y además, no voj- á quedarme en casa porque tú seas muy vieja. Y sigLiiendo así, como cada día eres más vieja, no voy á poder salir nunca á la calle. K- sX 5 V iv. (Casi llorando. ¡Pero niña, niña... NIETA. (Dideificando un poco el tono. Haces muchas tonterías, abuelita, esa es la verdad. Y es que no tienes cabeza; te ha dado la chifladura porque yo me quede á acompañarte, y no deja de ser un caprichito. ABUELA. -Hija, es que te quiero á ti más que á t u s hermanitos, más que á nadie. NIETA. -Pues mira, si me quisieras un poco menos, me iría un poco mejor. Hoy, por lo pronto, me hubiera itiu v: oii papá y mamá. ABUELA. -No te importe no haber ido. No creas que van á ninguna divei sión. NII- JTA. -Yo no sé dónde van, pero luego vienen haciéndome palmos de nari s. (Suena el timbre. ABUELA. ¿Quieres abrir, hijita? NIETA. levanta perezosamente. Sí, si ya lo sé. vSi yo me quedo en casa para servir de criada. ABUELA. -Anda, Mja, no te enfades. (Se va la nieta y vuelve ápoco. ¿Quién es, hija? NISTA. sie 7 tta. ha criada de arriba, preguntando por Ramona. Las criadas se van de paseo y las niñas se quedan en casa. ABUELA. -Oj e, hijita, ¿quieres que leamos u n poco como el otro día? Así nos entretenemos. NIETA. -Abuelita, déjame de lecturas; no estoy para eso. ABUELA. -Tú lees muy bien. NIETA. -Sí, dame eoba. ABUELA. -Otra palabrita que no quisiera oírte, hija. Parece que te crías en el arroyo. NIETA. -Y entre municipales. ¡Ojalá! A. sí estaría siempre en la calle. ABUELA. -Una niña debe estar en su casa. NIETA. -Sí, y al lado de su abuelita, aburriéndose. Y que su abuelita la quiera mucho, mucho, y la tenga todos los domingos sin salir de paseo. Conozco la historia al dedillo. (Suena el timbre. ABUELA. (Viendo que no se mueve la nieta) ¿No vas á abrir? re: th. (Levantándoseperezosa. Sí, abuelita, sí, voy á abrir, fl ojalá viniera un regimiento! Así estaría entretenida. (Se va y vuelve) Uno que preguntapor papá, ABU: A. ¿Qué le has dicho? NiET -Que e s t á de paseo. (Remedando. ¿Y la mamá, iio está? ¡También está de paseo. ¡Todo el mundo está de paseo! ABUELA. ¿Pero no le has dicho qué quiere? NIETAÍ- -No; á mí qué me importa. ¡Que se vaya él también á paseo! ABUELA. -Vaya una manera de tomar recados, hija. NIETA. ¡Como no soy una criada, no tengo costumbre! ABUELA. -Pues por las contestaciones que das, pareces una criada. NIETA. ¡Qué bien si lo fuera! Saldría cada quince días. ¡Quizá me hubiera tocado hoy, como á la Ramona! (Suena el timbre) ¿Otro? Pues está bien. No voy á hacer otra cosa en toda la tarde. ABUELA. -Anda, hija, abre. NIETA. -Que espere, que espere y descanse. Hay muchas escaleras. Y el casero no pone ascensor ni á tres tirones. ABUELA. -Anda, hija. NIETA. -Voy, abuelita. (Se va y vuelve) Uno que se ha equivocado de piso. Es al entresuelo donde va. ABUELA. ¿Y ha subido hasta aquí? ¡Pobre señor! NIE; TA. ¿Por qué sabes que es un señor? ABUELA. ¿No has dicho que uno? NIETA. -Pues te has equivocado; no es un señor, parece un mozo de cuerda. ABUELA. -Oye, hijita, ¿y cantar? ¿No quieres cantar un poco? NIETA. -Estoy muy mal de la voz. No podría ahora debutar en el Real. Ni en los cuatro cuartos. ABUELA, ¡Tienes unas salidas! NIETA. -Menos á la calle, á todas partes. Soy muy graciosa, ¿verdad? ¡Pues muchos creen que me chupo el dedo! ABUELA. -Ven, hija mía, ven; dame un beso. N o t e enfades. Tienes un geniecito que ya, ya. NIETA. (Displicente) Pues no me sirve para nada, abuelita. Porque con m. i genio y todo, me quedo en casa. Otra se echaría á gritar por esas calles. ABUELA. -No creas, me da mucha pena que te hayas quedado. Cuando vengan tus hermanitos del teatro, yo diré á papá que te saque un poco. is. Teí. (Levantándose) ¿Del teatro? ¿lyUego han ido al teatro? ABUELA. ¡Vaya por Dios! Se me ha escapado. Cómo tengo esta cabeza!