Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 LA P E S C A NOCTURNA 8 K Ji í Htx I Las feas se colocan en un brasenllo y se encienden. Deie emplearse madera resinosa para que la llama resista al viento. se heridos, se agitan con desesperada TTsta manera de pescar se emplea en energía. las costas del Mediterráneo, partiEl otro procedimiento de esta pesca cularmente en Córcega, y tiene dos proaux flambeaux, es á pie. Entre las pecedimientos, según se practique en el- Á queñas rocas, ó r e m o n t a n d o la comar ó en los ríos poco profundos. rriente de un río claro, se lleva u n Para pescar en el mar, se escoge un muciíaclio que conduce el brasetiempo de calma y se fija en la proa del rillo de las teas. Se camina á su bote un mástil, sobre el cual va un eeslado con el ai- pón prevenido, tillo mecánico que contiene hacecillos y en cuanto una ¡angosta de teas. g; 5 se arrastra entre las rocas Al llegar al sitio de la pesca se y, ó una trucha pasa entre dos encienden, y su resplandor, que repiedras, el arpón funciona fleja en el agua, atrae alrededor del barco una porción de peces que Pueden emplearse también para Q) acuden á aquella inesperada clarieste género de pesca lámparas de dad. Este es el momento en que la acetileno, que son más cómodas y, pescadora despliega toda su habisobre todo, más limpias. Es indis Cuando el pez atraído por la claridad lidad. pensable que el tenedor tenga sus se acerca, se le prende con el arpón. Va provista de una vara larga, en puntas en forma de anzuelo, porr cuyo extremo hay un afilado tenedor que sirve de que cuando son lisas, el pez herido huye y va á morir arpón para clavar la pesca al pasar. en cualquier agujero. Este género de pesca no constiNo es tan fácil como parece esta labor para evitar tuye un deporte más cruel que la pesca de caña, sino que el pescado se escame á medio pescar, sobre todo, al contrario. El pez herido por un fuerte golpe de tratándose de p e c e s arpón, muere pronto y grandes que, al sentirsufre menos. m ú z f Uí tíSiff r. í. K Tara la pesca á pie, un muchacho lleva el b ¡ásenlo con las teas encendidas. E n el bote se coloca la luz á proa, y el pez vi n? nadando hasta la supeificie.