Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lavalliére. Bien conocida es la historia de e s t a fatQosa favorita del Rey Sol, de dulce, y graciosa fisonomía, ojos azules hermosísim o s sonrisa encan- tadora y brillante cabellera de oro. Susucesora en el favorrealMme. de Mon- tespan, no era menos hermosa; sus cabellos eran rubios también, y sus ojos azules eran preciosos. Durante el reinado de Luis XV, y en el siguiente, del infortun a d o Luis X V I los peinados llegaron en magnitud y en complicación á lo inverosímil, simulando torres y embarcaciones, como el famoso y extravagante l l a m a d o propiamente de fragata; t o d o s con los polvos blancos, que caracterizan los d o p últimos tercios del siglo XVIII. Después, en la Revolución francesa, volvieron los peinados á la romana. Estas modas de gusto clásica continuaron durante el primer Imperio, y en los r e i n a d o s de Luis XVIII, Carlos X y Luis Felipe, volvieron los peinados altos. De la evolución dél o s peinados e n 1O: Í p r i n c i p i o s del siglo XIX, son muestra los demás retratos que. ilustran e s t a s notas. Mlle. L u i s a Vernet, Mlle. Heinefetter, de l a Opera i t a l i a n a Mlle. Lemercier, mad a m e Albert, madcmoiselles Despreaux y Dupont, del Teatro Francés, y la condesa de Samoiloff.