Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
cíót) s e a S n e r t é en los etruscos y en los romanos. Durante el Imperio, la complicación del peinado d e las damas hizo necesario el uso de postizos, que continuó mucho tiempo. En el año 672, un Concilio prohibió los cabellos postizos como una oíensa al Creador. En la Edad Media varió el corte de la cabellera; pero no volvieron á estar en auge los postizos hasta mediados del siglo XVII. Entonces, en el reinado de L u i s XIV, tomó un incremento grandísimo el arte de la peluquería. En 1656 crcóeste Monarca una corporación de 200 peluqueros. La íorma del peinado se estudiaba coiuo una obra de arte, y el lujo inventó el adorno de las pelucas con harina perfumada. Bien conocidas son las empolvadas pelucas de esta época fastuosa. Gran d e s variaciones ha sufrido el peinado femenino desde la época romana. Las mujeres casadas, siguiendo una costumbre que persistió casi toda la Edad Media, ocultaban sus cabellos en las cofias, y las solteras, por el contrario, los llevaban sueltos sobre los hombros. En el r e i n a d o de Luis XIV comienzan los peinados altos, rizados, armados en esc a l o n e s cortábanse d e s p u é s las mechas sobre la frente y se dejaban caer en tirabuzones por los lados, como aparece en él retrato q u e publicamos de la duquesa de