Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
(iqpo RtvíST A AÑO x v n ILUSTRADA NUIW. 832 MADRID, i3 DE ABRIL DE 1907 t f Í? Í; vi: Vi I rtíÁ. t y ¿h Sy, TO 7 VIEJOS Y JÓVENES AS, flores se besaban amorosas, al impulso de una brisa t e n u e y perfumada. Laablancas palomas surcaban paseando majestuosas por el reluciente, canalón de la, casa. Entre la espesa hiedra pipiaban los polluelos en sus nidos ocultos. Batallones de abejas melificaban, produciendo con el movimiento de sus pequeñas áias una música dulce y suave, á la que gran parte de armonía, daban los suspiros escapados de los frescos capullos al abrir sus primeras hojas. L- os picos de las más altas moles de, granito estaban coronados de blanquísima nieve, y en sus faldas y laderas se extendía una alfombra de múltiples colores, por la que se árrastrabanhasta tres riachuelos, semejando otras tantas enormes serpientes de plata. A los lejos se percibía el tañido de una campana, y oculto entre las zarzas que de muralla sirven al estanque lanzaba sus armoniosos trinos el ruiseñor. Ivos añosos árboles se quejan débilmente y tristes lloran ál ver próxima su muerte, de l a que tal vez precursora sea esta primavera, tan llena de encantos... Los corpulentos troncos se inclinan hacia el suelo amenazando derrumbarse con estrépito de un momento á otro. En sus ramas no han brotado las hojas que el pasado año engalanaron sus brazos, hoy completaraente desnudos. Junto á estos esqueletos, que se empeñan en permanecer derechos para hacerse la ilusión de que viven... se alzan infinidad de pequeños arbolitos, llenos dé savia, rebosantes de vida, cubiertos de hoja. h