Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í l t, í H V V. K 4 1 -i -V V j f 4 i í. íi i 1 6 CAMPANAS DE RESURRECCIÓN A llegado la Pascua florida, ha llegado la primavera; las campanas repican alegremente, anunciándola Resurrección. Las campanas no cesan de repicar... ¡Qué bello es el sonido juvenil de las campanas, I las lenguas de bronce que hablan en mitad del espacio, que son como el lenguaje interm, ediario entre la tien- a y el sol, éntrelos hombres y el cielo! Juveniles campanas, bellas campanas de bronce, ellas son la voz del mundo, el grito máximo de la. angustia ó de la dicha del hombre. Están en lo más alto de las torres, como cabezas visibles de la humanidad; son los vigilantes de los pueblos y escuchan atentas la menor palpitación de los hombres. Cuandoel hombre ríe, ellas ríen también; cuando el hombre llora, también lloran ellas; atentas, vigilantes, intermediarias entre la tierra y el cielo, las campanas de bronce son como el corazón del mundo, un corazón quevibra ante todas las emociones. Ahora los hombres marchan á la guerra, y las campanas tocan á rebato de una manera acele: rada y alarmante, como queriendo decir: ¡Andad, andad, y coged las armas, que el enemigo acude a l a frontera... Ahora los hombres se casan, y las campanas siienan jubilosamente, como si quisieran anunciar á l m u n d a la felicidad de los desposados. Y claman, poniendo en sus repiques la maj or vehemencia: ¡Venid, venid, que una doncella se va á desposar, que un mancebo va á ser dichoso... Ahora un hombre ha muerto, y las campanas suenan tan quejumbiosamente, tan pesadamente, con tal pesadumbre, que el espacio se llena de lágrimas... Las campanas de la aldea son. tímidas; las campanas de los conventos son virginales y argentinas; las. campanas de los presidios suenan roncamente; las campanas de las catedrales tienen un tono señorial y ostentoso; las campanas adoptan el aire de las circunstancias, y son la representación del medio, el eco de la. humanidad, la voz de los hombres. Yo amo sobremanera á las campanas, esos centinelas que están: posado allá arriba, y que me vigilan, y que cantaron á mi nacimiento, y que me aguardan á después, cuando memuera, para llorarme. Pero ésta no es la época de la muerte, sino de la vida. Las campanas lo dicen á toda voz y sin cesar: HÍsiirrexit, resurrexit. Es decir, que h a resucitado el año, que h a venido la primavera y que todos debemos, alegrarnos. Debemos alegrarnos por la eternidad de la vida, y por la vuelta de todas las primaveras, y por la. resurrección de la alegría. Han resucitado las flores, el amor, los árboles, el buen sol, las buenas auroras de o r e En los bancales, un manojo de ramas floridas anuncia la resurrección de los árboles. Los cerezos han resucitado, con sus florecillas blancas, y también los albaricoqueros, con sus florecillas moradas; pronto. florecerán los manzanos, y sembrarán las colinas con su ampo de nieve, y luego florecerán los naranjos! Los capullos de las rosas quieren ya reventar. Una. muchedumbre de margaritas pulula por los campos libremente; lasmargaritas son los gorriones de los prados. Las campanas, que ven cómo la tierra resucita, no se cansan de repicar; por la vehemencia que ponen en su voz, se comprende que ellas quisieran alarmar al mundo, avisar á todos los hombres la buena nueva, y que no quedase un corazón sin un poco de alegría. Desde lo alto de las torres han visto llegar el carro invisible de la primavera, y se impacientan las vigilantes campanas, y no se cansan de repicar, diciendo: ¡Salid, pobres hombres, de vuesti as feas habitaciones, andad por el campo y contemplad lo hermoso del cielo, lomagnífico de las montañas, lo florido y amable d e i a t i e r r a t Andad, -andad, que la juventud tiene prisa, q u e la primavera se irá pronto! ¡Salid, pobres hombres, de vuesti as feas ciudades, y veréis, cuando el ancho ciclóos cubra maternalmente, que la vida, aunque algo áspera, no es tan amarga- corno dicen... j M. a SALAVERRIA. DIBUJO DE ESPt- H