Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
bran ecos de lejanas edades ea aquellos fríos silencios, y á la luz mortecina que los ventanales irisan destácanse monumentos y epitafios cual si fueran índices sepulcrales de la historia de un gi an pueblo. Los monarcas de Inglaterra se consagran y sepultan en la Abadía. Consérvase en ella la silla de las coronaciones históricas, c o n l a p i e d r a d e Scone emblema r e a l de los príncipes de Escocia. Eduardo I la trajo á Inglaterra después de su triunfo, y desde entonces los reyes británicos al ser coronados, se sientan sobre ella para simbolizar la unidad de sus domiI nios. Ea muerte es seno de paz y de olvido. Eos Eancaster y los York, Isabel y la mártir E. stuardo, Ricardo III y sus víctimas d e s c a n s a n confundidos en la maravillosa capilla de Enrique VIL Agrupadas en uno de 3i s; O L L A REAL l o s c r u c e r o s están las tumbas de los poetas, los actores y los nrvísicos. Chaucer el medioeval, Burns el humorista. Hándel el melodioso del Moisés, Dryden el clásico, Coleridge el místico, Kemble el ajttor shakespei iano, Thackeray el novelista satíri- CON l A PIEDRA co, Dickéns el tiernísimo, Tennyson, Macaulay, Íesgeniales y los mediocres, esperan reunidos la consumación de los tiempos. H a y m o n u m e n t o s sin poeta. S h a k e s p e a r e y, Milton los tienen y noe s t á n e n t e r r a d o s en Westminster. Las cenizas de Byron el rebelde nofueron admitidas en l a Abadía; Shelley no tiene allí ni un humilde cenotafio. También los pintores y los escultores han sido excluidos del nacional santuario. Sin duda sus puritanas dignidades n o h a n coiisiderado á Gainsborough, á Rósetti ó á Ruskín d i g n o s d e consagración tan alta. Algunos epitafios sólo rezan dos fechas. Me han inspirado sieiupre inter é s h o n d í s i m o Acasoestos muertos fueron los verdaderos grandeshombres. Hay y ha habido siempre innumerables mártires que- luchany mueren ignorados, edificando al expirar el pedestal del nmco, del héroe, DE SCONE cuyo nombre HOS: transmite la Historia. Si los orazones humanos pudieran revelar sus íntimos secretos, el mundo entero sería una Abadía de Westminster á nivel de- tierra. Ante Iosojos del Divino Juez los anales de la humani-