Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
7 S ¿ft j ÍÍ; ir, f i, i 4 P k i? s PERSONAJES ESTRAFALARIOS OMO en los siglos pasados las personas honestas y pudibundas se escandalizaron en España con bailes eróticos y descompuestos, que lograban rápida y extraña popularidad, produciendo pecaminosa afición frenética en todas las clases sociales, á pesar de las exhortaciones y censuras de los moralistas y de los anatemas y prohibiciones de las autoridades religiosas y civiles, en los tiempos modernos danzas análogas han ocasionado estragos semejantes en la moralidad pública, no obstante las disposiciones eclesiásticas y gubernativas para procurar la bondad y pureza de las ostumbres. Si en los siglos xvi y xvii el Escarramán y la Zarabanda, la Chacona y el Q- iiineo el BiiUiciizcuz y la CÍZ; í í 7 íz inficionaban los espíritus, perturbaban los sentidos y encendían pasiones funestas, en los siglos x i x y XX el Zorongo y el Cancán, la Danza del vientre y el Ta 7i go, el Kake- wall y la Machicha han venido á demostrar que en cuestión de coreografía sicalíptica como ahora se dice, no pasan siglos por nosotros. De estos bailes de hogaño pudiera decirse lo que, e EL VIRREY MARQUINA refiriéndose a l a Capotia, decía D. Francisco de Quevedo. Bsta es la tapona, esta, la que desquicia las almas, la que sonsaca los ojos, la que las joyas engasta. Todos ellos se reducen á hacer lo que cantaba la danzante en el Bullicuzcuz de la Veracruz: Yo me bullo y me meneo, me bailo, me zangoteo, me refocilo y recreo por medio maravedí. Pero ah! todos ellos, como los de antaño, tienen diabólico atractivo para llevarse á la gente de calle, y á cada uno podría aplicarse esta letra de la Zarabanda, aquel baile, y, cantar tan lascivo en las palabras, tan feo en los meneos, según el P. Mariana, que bastaba para pegar fuego aun á las personas muy honestas: La Zarahanda ligera, danza qué es gran maravilla, sigúela toda la villa por de dentro y por de fuera... Tratando de éstos y de aquellos bailes, aunque alguno inventado en España y alguno importado de Francia, no falta quien afirme que los más son originarios de América.