Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
mí m mm il -WÍÜ: íá. J Ü VISTA PANORÁMICA DE PEÑÍSCOLA 1 JNA de las ciudades más antiguas y memorables de nuestra España, es la que atrevidamente vive sobre el histórico peñasco que en las levantinas playas recibe constantemente el beso de las olas mediterráneas. Este inexpugnable y sin rival peñón, hueco en su interior, adonde penetra la mar embravecida por varias cavernas, está defendido por varios lienzos de murallas de todas épocas (la parte de tierra la fortificó. á todo lujo Felipe II) y un enorme castillo construido por los Templarios, todo de piedra tallada, con grandiosos salones, calabozos, etc. abovedados á prueba de bomba. Tiene 70 pies de elevación, y en él se coaServan la casa é iglesia del Papa Euna. Citada en muy remotas historias, se menciona un Concilio de los discípulos del apóstol Santiago, celebrado el año 60 de nuestra Era, y el martirio de los mismos, cuyas reliquias Se hallan en el templo de i Nuestra Señora de la f E r m i t a u a junto al castillo. En 711 conquistaron los moros la plaza, que rescató don Jaime el Conquistador f en 1234. Perteneció el señorío de Peñíscola á los Templarios, pasando después á la orden de J e r u s a l é n y á la de Montesa, NUESTRA SEÑORA U Í Y? F r a n q u e ó y donó DE LA E- RMiTAHxfPjl JL posteriormenteelgrau v s v) maestre de Montesa, la iglesia, plaza y castillo de Peñíscola al célebre cardenal aragonés D. Pedro de Luna, Pontífice electo con el nombre de Benedicto XIII, al retirarse á esta plaza en 1415, acompañado de varios cardenales, obispos y dig- uatarios de su partido, después de reelegido Papa por 21 cardenales en Aviñón 21 Septiembre 1394) Allí vivió despachando gracias y mercedes pontiticias hasta el 29 de Enero de 1423, en que murió (á los noventa años de edad) Fué sepultado en la iglesia del castillo, y en 1430 su sobrino, D. Juan Martínez de Luna, le trasladó á lUueca, al cuarto donde nació, permaneciendo insepulto hssta la guerra de Sucesión (1712) en que íuédestrozado por la soldadesca (según unos historiadores) ó hasta la guerra de ía Independencia (181 I) en que los franceses tiraron sus huesos por las ventanas. En el palacio que los condes ae Arbiño tienen en Sabiñán, se conserva aún la cabeza del Papa Luna. En Peñíscola queda su cruz y cáliz. J: