Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V e y cristal formando una rampa circular y separando la parte hueca del servicio. Aqní uo penetra nin gún criado dijo el anfitrión, y apoyó la mano en un p e q u e ñ o zócalo con teclas; la v iopera humeante apareció p o r el hueco de la elipse y fué recorriendo los p u e s t o s de los comensales. A la sopera s u b s t i t u y ó una canastilla, en la que cada cttal fué depositando su cubierto. El pan, las botellas y los demás platos de la comida fueron apareciendo por turno. Al fin del b a n q u e t e como la temperatura se haliaw bastante elevada, u n a ligera brisa se elevó desde debajo de la mesa, Cjue en breves instantes refrescó el comedor. Después visitaron l o s bajos de la casa, en ios cuales una serie de apar a t o s eléctricos funcionan. Allí vieron el moutaplatos, los hornos eléctricos p a r a l o s asados, para batir la mayonesa, para moler el café, para hacer las salsas, para lavar la vajilla en treinta segundos s i n necesidad de paños para s e c a r l a Vieron, además, el mecanismo que abre y cierra l a puerta exterior y el electrófono, que lleva á gran distancia la voz hun i a n a Avisadores para incendio, c a l e n t a d o r e s para la cama y aparatos p a r a cerrar y abrir sus c o r t i n a s para pedir el desayuno y los periódicos por 1 a mañana, que llegan solos á la mesa de noche. I a lavadora mecánica está movida por una dínamo pequeña. La ropa da vueltas en la lejía, limpiándose de t o d a suciedad, y al cabo de veinte minutos suena un timbre que avisa que se halla en estado de pasar á otra lavadora, donde se aclara. Un segundo timbre suena, y se pasa á la secadora, que es instantánea. K. UBERAi,