Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO x v n REVISTA ILUSTT ADAI NUM. 827 M A D R I D 9 DE MAKZO DE 1907 V CORAS DE LA V I D A LAS GAFAS A H U M A D A S (Gabinete en casa de Luisa. Asunción sentada. Luisa aproxitnándose impaciente á cada momento al balcón ó á la tterta. LUISA. ¿De modo que habéis concluido? ASUNCIÓN. -Sí, prima. Hemos concluido, y esta vez para siempre. LUISA. ¿Estás segura? ASUNCIÓN. -Segurísima. Ninguna hubiese resistido tanto. Yo no podía mirar á nadie, hablar con nadie. dirigirme á nadie. En el teatro había de tener fijos los ojos en los suyos ó en la escena, y en la escena cuando no trabajaban actores jóvenes; si no, tampoco. A mí no me podía interesar más que lo que dijera el barba. Era ridículo, atrozmente ridículo. Eso no es amor, eso no es cariño... Pero ¿qué te pasa? Estás inquieta. LUISA. -Nada, no. Decías que el barba... ¡Pobre Alfredo, lo que h a debido de sufrir!