Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
UN MONUMENTO A CAMPOAMOR fi í A i c u m p l i r s e seis años de la mtierte del gran poeta de las Dolaras, un quer i d o compañero nuestro, Antonio Palomero, le dedicó en las columnas de A B C un, recuerdo de admiración y de cariño, que terminaba diciendo: ¡Es l á s t i m a que los admiradores dé un gen er al puedan ofrecer su figura a l a pública admiración, j- nosotros no podamos honrar debidamente á un poeta que también tuvo una espada noble, f u e r t e y vencedora! Como se trataRETRATO DE DON RAMÓN D E ba de una personalidad literaric de todos conocida y admirada, luego surgió en nuestra memoria la simpática figura de Canipoamor, tal como le conoció esta generación y nos le describía el malogrado Revilla: De edad madura, más bajo que alto, grueso y bien conservado, de mirada franca y leal, de frente espaciosa 5 serena, cuya boca no está plegada por el amargo rictus del d olor, sino por la más bonachona de las sonrisas, cuya cabeza corona blanca cabellera que nada tiene de romántica, y cuyo rostro, agraciado y simpático en su conjunto, rodean unas blancas patillas de bolsista, que antes le dan expresión de acaudalado banquero que de melenudo y tétrico poeta. Y juntamente con su figura, se nos representaba su carácter franco, sencillo -alegre, y su bondadosa condición, y su cariñoso trato, y en nuestros oídos volvían á resonar sus versos, que todos nos sabemos de memoria. Coincidieron entonces los entusiastas admiradores de Campoaraor en aquella idea que el maestro Mariano de Cavia emitiera en el artículo que le dedicó cuando acababa de morir aquél á quien llamaba la personificación más pura y noble del siglo x i x en la España de l a s ideas; el monumento q u e en las f r o n d a s del Retiro íe. debían los millares de almas que han sentido y pensa do, llorado y reído con el bondadoso irónico. Pero era preciso que esta coincidencia de tant o s espíritus en un n o b i l í s i m o propósito, no se quedara flotando en ese ambiente en que se quedan tantas aspiraciones que n u n c a llegan á descender al terreno de la realidad. E r a preciso dar forma eficaz y práctica al p r o y e c t o y p r o c u r a r s e los medios de sir realización, y á ello C A M P O A M O R POR E M I L I O SALA se han apercibido iniciativas animosas y voluntades perseverantes. Nuestro querido colega 4 i? C ha abierto una suscripción al efecto, encabezándola con 5.000 pesetas, y cuenta ya con adhesiones y ofrecimientos de importancia. Para cooperar á la realización de un pensamiento tan simpático para nosotros, nos dirigimos á las numerosas lectoras de BL- íV rco Y N F G R O en España y América, y les transmitimos con el mayor interés el llamamiento que hace Mariano de Cavia á las Hijas de Eva para que se encarguen de pronrover la ejecución del monumento á quien ha sido en España cl ópiimo, el máximo, el stiprevio poeta de la, mujer, seguros cíe que han de responder al llamamiento. Para aquel poeta generoso que jamás se lucró con sus versos y los dio á la publicidad desinteresadamente, hemos de recurrir ahora á la generosidad de las que se han deleitado y se deleitan con su poesía. Logren los dones de cuantos le admiran la realización de un monumento que sea testimonio de nuestra amorc a gratitud al 5o eta qvie mejor personificó y acertó á reflejar la fisonomía moral é intelectual de la época en que vivía.