Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
I y a baile... ¿Y quién din a, S! me viese en fal mcmenfo, que con su loca alegría disfrazo mi aburrimiento Por enfre aquélla, discurro, bulliciosa muchedumbre... Pero voy, aunque me aburró, por no perder la costumbre! Y algo que en mi ser bosteza suele decirme al oido: ¡Saca fuerzas de flaqueza, que aquí bien fe has divertido! Sí- -le respondo anhelante, mas dormido que despierto, -me he divertido bastante, ¡pero ya no me divierto! Y así un mucho indiferente y un poco desengañado, suelo pensar solamente: ¡Que me quiten lo bailadols ¡Oh recuerdos de esperanzas y de placeres perdidos... ¡Adorables remembranzas de todos los aburridos... Yo me entregué á esas locuras, bailé todos los bailables y soñé con aventuras creyéndolas realizables... Pasé momentos felices, bebí cosas ignoradas, y tomé á las fregatrices por princesas encantadas... De unos ojos fras el brillo fui audaz, osado y valiente, y hasta vi un áureo polvillb flotando por el ambiente. f i la sombra de una pena pudo aminorarme el gozo... ¡Y hallé excelente la cena y hasta la cuenta del mozo! Y en la fiesta bulliciosa, del bolsillo con desprecio, pagué la sidra espumosa como champán de alto precio... ¿Y hoy... Soporto las bromitas, me parece que hago el ganso, y á las cuatro vueltecitas me siento, ¡porque me canso! 5 íuyo de cenas impuras, ni bebo ni pago el vino, y sé que las aventuras se quedan en el caiiino; y á las máscaras galantes las contesto: ¿qué me dices... ¡que hasta las más elegantes me parecen fregatr ees... Percibo cierto tufillo que por lo fuerte me asombra, y en vez del áureo polvillo hoto el polvo de la alfombra... ¡El baile... Su duice encanto propago, admiro y defiendo... Pero ya ¡me aburre tanto, ¡fío lo entiendo, no lo entiendo! CJu PARRADO