Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
pobre criatura no fiodía tenerse de pie. A SU p a d r e l e ocurrió la idea, por ver si se fortalecía, de darla u u a s lecciones de esgrima, y las primeras tuvo que tomarlas sentada en un sillón. Poco á poco consiguió. levantarse y ponerse en guardia, y n o tardó en ir y venir como los demás niños, continuando la práctica de la esgrima, que la había salvado. Se casó luego con el profesor Gabriel, dándose la coincidencia q u e ambos iran con la mano izquierda. En Londres constituye la e- í grima un d e p o r t e femenino. i o e s c a s e a n las maestras de arinas y á las salas de los h e r m a n o s Morel, Bertrand. MacPhers o n Danzuy, Vol a n t e t c acuden m. uchas señoras. italiano el ín- guartotó, que Pini acababa de dar á conocer, p e r o q u e ningún francés sabía ejecutar todavía. Madame Emile Mérignac llevaba dignamente este nombre ilu, tre en el mundo da las armas, y también se han hecno aplaudir, aunque en menos frecuentes ocas i ó n e s madames GeorgesLefévre Spinnewyn v Juranv i l l e la brillante chántense Esther Ee- kain. Todas ellas han ido abandonando la e s g r i m a c a s i por completo, y e n l a a c t u a l i d a d solamente S i m e G a b r i e l es la única fnaestra de armas de Francia. Era hiia del reputado profesor lio és Trigault, y h a b í a tenido una in. aocia muy enfermiza. A los doce aiios hallábase anémica y tan delicada, que los- médicos la. c o n s i aeraban casi desahuciada, y la I UN PSSF. 2 PASE EN CUARTA, i EStOCiDH At COSTADO. 4 PARADA EN TERCERA AL VOLVER A LA GUARDIA