Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
a V Mecí ¡REVISTA lLusTT (ADAf EL R E M E D I O ACARÓN los carceleros al preso de la mazmorra en que se pudría sujeto con una cadena de gruesos eslabones y tendido sobre un liaz de heno infecto y húmedo, y por los pasillos lóbregos de la prisión, le llevaron á la cámara del tormento. Era una estancia sombría con bóveda de granito, y de la clave pendía el garfio para el suplicio de la suspensión. Arrimado á la pared veíase el potro, y en los rincones el embudo, la jarra, los cordeles, las tenazas y otros instrumentos de tortura. Dos ventanas enrejadas daban triste luz al aposento, descubriendo en el piso manchas obscuras, que bien pudieran ser de sangre. El reo avanzaba despacio. Un sudor frío brotaba de la raíz de sus cabellos; sus piernas flojeaban, y á no sostenerle los carceleros, hubiese dado con su cuerpo en tierra. Iba, sin embargo, resuelto á callar, y no te-