Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ej 4I STES Y eKRiehTWRhS FUNCIONARIOS ESCRUPULOSOS El síndico de una quiebra está practicando un inventario, y dice á su escribiente: -Apunte usted una botella de vino de Oporto, El empleado destapa la botella, la huele y replica; -Perdone usted. No es dé vino dé OpOrto. ¿No? N p señor. Es de Marsala. Diez minutos después de la discusién, el síndico vuelve á dictar: -Apunte usted una botella. vacía. L IUusWation Muropeenne, IRONÍA FEMENINA -Mi querida amiga. -Cuánto celebro encontrarlal iHace un siglo, seis años lo menos, que no nos hemos visto! ¿No me recuerda usted? Ya lo creo! La he conocido en seguida por el sombrero. Ls Bire UN PERRO E X C E L E N T E ¡Pero hombre! Me dijo usted que. me vendía un perro muy bueno páralos ratones, y no los hace casó... P u e s ya ve usted si es bueno para ellos. Ally Sl por g. LA C U E S T I Ó N S O C I A L El patrón. -Vamos á ver. ¿Cuáles ton sus aspiraciones? El delegado obrero. -Nosotros queremos que nos aumenten el jornal y nos disminuyan las horas de trabajo, para teñei? tiempo de, gastar el aumento. Pue. it. E L S I L E N C I O ES O R O -Tiene está casa unas Tistás que me dejan muda. P u e s entonces la compro decididamente. ÁüTj Sloper 3, RECUERDO HISTÓRICO -El año pasado estuvo aqui un ministro á quien tuve el lionsr de afeitar. ¿Ve usted estas manchitas de sangre? Señalando al ¿0. -1. Pues son de S. Meggendorfer Blaifer, iCAZA CARA! ¿Y en cuánto viene é, ssürle á usted. al año su afición? -Kste Mño me ha eoí. ado 30. ÜÜÍ) pesetas. Veraad es que i matado á un guarda! Charivari-