Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA MUJER EN PRIMAVERA ñíViERTo día preguntaron á un amigo mío que gozaba fama de Tenorio: iáU- ¿A ti en que estación te gustan más las mujeres... Y el grandísimo calavera contestó con rapidez: -A mí en la del ferrocarril, siempre que vengan dispuestas á huir en mi compañía. Claro es que yo, enemigo de las fugas amorosas ¡buena se pondría mi mujer! y más enemigo aún de los malos chistes, hubiera contestado cosa muy distinta. Yo, á idéntica pregunta, hubiera respondido sin vacilar: A mí denme ustedes las mujeres en primavera (Y ya se entiende que esto de dénmelas ustedes, es un giro del lenguaje- figurado. Es decir, una ñgiiración. Pero lo cierto es que en primavera es cuando hay que- ver á las mujeres, Y hay que verlas en esa estación porque en las demás no es cosa fácil. La mujer en verano emigra; en invierno se tapa con pieles y boas, y en otoño tose triste mientras caen las hojas... Por eso no hay como la primavera p a r a admirar á Eva triunfante. Un conocido mío, vista de Aduanas muy aficionado á escribir A las viepensamientos literarios, ha dicho un día, j a s no las entre matute j matute: La mujer es hija cantemos, predilecta del sol y hermana de las flores. porque sería Y yo que no sabía nada de tal parentesinútil. S u e co, declaro que tiene razón este l, a Rolen ser sorchefoucauld económico. das é irritaHabiendo sol y habiendo flores (y en bles. primavera hay de ambas cosas) la mujer ¡Alcemos, reina como soberana absoluta. Quizá por pues nueseso en Sevilla, tierra de la luz y de los tra copa por aromas, hasta los guardias son lindas mula juventud! chachas de sesenta ó setenta años. ¡Viva la mujer joven en priPero no divamavera! guemos y canLa que en Abril juega á las temos á la mucuatro esquinas en el Retiro, rojer en p r i m a deada de lilas y dependientes vera. de comercio. Cantemos, soLa que el 2 de Mayo estrena bre todo, á las su vestido de percal y va por jóvenes, á las la calle causando tales destroque están en la zos, que así son de célebres las p r i m a v e r a de víctimas del 2 de Mayo. su vida. La que acude, vestida de luto, á los divinos oficios de la Semana Santa, más divinos cuando ella acude. La que toma, en fin, amorosas cartas si la salen pretendientes, y zarzaparrilla si la salen granos. ¡Oh estación de las erupciones! ¡Viva la femenil primavera! En tu reino la mujer se engalana y huele á rosas. En primavera, la dama aristocrática cuelga de sus hombros la negra mantilla de blonda. En primavera, la mujer aficionada a toros cuelga de su peineta la blanca mantilla de encaje. En primavera, la mujer del pueblo cuelga de sus balcones la mantilla de su hijo de teta, que no suele ser blanca ni negra. En primavera, el feminismo está en mantillas. Y esa es otra ventaja. ¡Muera el feminismo y vivan las mujeres! Una mujer en Marzo es una bendición. Una mujer en Abril es todo aromas y colores. Una mujer en Mayo es capaz de quitar el mal humor á Vega Armijo. La mujer y la primavera se completan. Como diría mi amigo el de Aduanas: iLa mujer es una primavera perenne. Y el hombre... el hombre también, en muchas ocasiones, es un primavera completo. L U I S D E TAPIA PIBU, TOS n E S N C H A