Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
s CASTELLANA. Quiero Qelebraríe, hermsna... ¡Para ensalzar fu hermosura, diérame Dios ¡a dulzura que te sobra, castellana! 3- uisíe reina del pasado, musa de nuestra ¡ey: nda, y esaudo de rmesira tienda, y rosa de nuestro prado... aún en ti se rememora la viatoria apetecida... ¡que hasta al mostrarte veneida te apareaos uenoedoral argo es tu pelo sedeño, para redes del amor... Zu carne tiene el color de los sembrados: trigueño; y la flor de tu mejilla luce encendidas corolas, igual que las amapolas ae tus campos de Gastilla... ¡Perfumada esta tu mano del laurel que conseguiste, y hay en tu mirada triste la paz serena del llano; pues son tus ojos divinos- -ojos que llegan al alma, ojos que duermen en calma como tus altos destinos- -senderos de la ilusión que encuentra el mundo pequeño. ¡U esperan la fe, el ensueño... lo que eleva el corazón! Sn el tuyo a veces canta la voz radiante y gloriosa que oyó Jsabel la animosa, que oyó Ceresa la santa... ¡Que para el propio consuelo, con sus virtudes encierra algo que te ata a la tierra y algo que te llama al cielo... Vaso de melancolía que el borde humano rebasa... ¡Oh, mujer; Marta en la casa, y por el mundo, María! ANTONIO PALOMERO DIEUJO DE S A N T A M A R Í A