Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-l l I- I- -l t l l l f j- KTI u i d l i n ílc im c l a m r eusoñatlo, vcfasc u n a flor, u n a especie flt; cnsnnu- m: i herniosíslTiia, CLUI. T pedazo de hi ¡y. tcnúi u touü d i f t r t n t e cada u u a un p t r distinto, y Uidn. j u n t a s teiiÍEili olnr de? iudeiiso. P a s j b a todo un bantJo de luaripoSüs y acurioEaba i on las nl: is la flor, y el p i n t a d o poKíllo de las delicada? alas formaba TiTia luimarcda de tr. in aparen cía suavísima. Ctimcnzó á c ü t r rocío d e u n a s nubtü color d e r sa, y d cciúa. pería que caía, cnii su peso se desprendía u u a hoja d e la h e r m o sa í: risa ¡itcn! a, y cada pétalo caído se t o m a b a u n a íij ira de m u jer, con alas hecbas de hoja. í. C u a n d o la í l o r quLílú dt iüpojada, a q u e l l a s aladas licinbras levantaron el vuelu; y viendo la corola de la ílor d o u d e nacieran latí dtfbiiiuda y tan u i s t e por dejarle u n a reliqíúa conienzaruu á pintar un cuadro. P a r a píul, irlo. al pasar, con las p l u m a s de las a l a i daban u n a pincelada y dejaban uJi color; tornaban, poníi u un aroma; y al estar ía corola llena, aquel cuadro- sin foitdo ní ííi viras fn ¿mi fondo d e a r m o n í a en que se deleitaba el aíina. 2 f díriu i (it soüií que fínrjaban, y soñé q u e no se pajeaba e n t r a da p a r a verle y que no entraba á verle nadie.