Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA R E A L Y E G U A D A E S D E q u e el caballo de- ó de ser, como era para el hombre primitivo, una pieza de caza destinada á su alimentación, y comenzó á servirle para lag- uerra, la agricultura, la industria y el lujo, dedicáronse los pueblos á buscar entre las varias razas los más á propósito para cada empleo, y á procurar, por medio de cruzamientos, razas nuevas con aptitudes especiales. Lejos de disminuirlas aplicaciones del cabalio, fueron aumentando en el transcurso délos tiempos, y cada vez se concedió más importancia á la cría caballar. Hl prototipo del caballo de siila, el árabe, debe su superioridad no sólo á las condiciones de la raza primitiva, sino más especialmente á los inteligentes y perseverantes cuidados con que los árabes supieron perfeccionarla cada vez 1 s. No es menos notorio el esmero con que los ingleses han atendido á la cría caballar. El tipo de caballos de carrera y de caza es la raza anglo- árabe, de pura sangre, obtenida por a c e r t a d o s cruzamientos. E n t r e los de tiro, el de Clydesdale fué producto del cruzamiento de yeguas de Lanark con sementales de Flandes; el d Suffolk ó Ihmeííi, de veaua inglesa y padre normandoy para el tiro ligero, muy á DE ARANJUEZ propósito para coches de l u j o e l bei. yo de Cleveland se debe á la mezcla del pura sangre con razas del país. Ejemplos son también de una esmerada é inteligente c r í a c a b a l l a r l a s r a z a s angloamericana y angla- normanda, depura y de media sangre. Francia ha dedicado también grandes cuidados a l a cría caballar, y ha obtenido en la primitiva raza normanda, por cruzamientos con la inglesa, caballos excelentes de tiro. Conocidas son las excelentes condiciones para el tiro pesado, de la raza boloñesa, del caballo de Poitou, del Percherón y del Flamenco, que tiene tanto de belga como de francés. Eos americanos no se han obstinado por orgullo nacional en conservar la pureza de sus razas, y convencidos de que las indígenas tenían más resistencia que belleza, se han dedicado á obtener tipos apropiados á las necesidades de atiuel país, por medio de cruzamientos inteligentes con sementales de las mejores razas europeas, y han obtenido grandes resultados. El tipo del caballo anglo- america. no y la excelente raza de los trotadores, son buen testimonio de ello. El caballo español, que tuvo en otros tiempos gran celebridad, lejos de aumentarla, la ha ido perdiendo, y el verdadero tipo ha desaparecido casi com- I MAYORAI, CONDUCIZTSrDO E L CAWADO. 2, CAB. VLLO ESPAÑOL DE OCHO AÑOS, GOLONDRINO D E PURA SANGRE, GANADERÍA DE LOS CAMINO. 3, LA YEGUADA PASTANDO E N UN PRADO