Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
YO HE RECIBIDO UNA CARTA (FANTASÍA JOCO- KÚNBBRE) l Tí señores, sí. Yo he recibido una carta. i 3 Una carta trágica; una carta terrible: una carta macabra... ¿De quién... ¡Ah! ¡Ese es mi secreto! del fatídico Si yo os dijera quién es el ai pliego, temblaríais. Y después de todo, ¿qtié me importa á mí vuestro temblor? Voj á descubriros el nombre del tétrico comunicante. La carta es de... Pero tengamos un poco de pa. ciencia. II El acto de recibir una ca, rta por correo es generalmente un acto sin importancia. Fuera del retraso con que la misiva suele llegar á. nuestras manos, nada de chocante hay en el asunto. Y, sin embargo, á veces acto tan sencillo puede constituir el suceso más extraordinario de una vida. Y eso me ha sucedido á mí. Porqite yo lie recibido una carta más famosa cjue la carta de San Pablo á 1 os ef esios; más grande que la carta magna de Juaír S ¿n Tierra; más h o n i ble y triste que la carta contraria en el juego del ínonte... Si á propósito de carta tal no entono un himno, es tan scSlo por dos razones: la primera, porqiae dicho himno sería muy fúnebre; la seganda, porcjue no sería nuevo. El hivino de la carta liare mucho tiempo que se conoce. Mas con música ó sin ella, la carta ha causado en mí honda estupefacción. Ya os he dicho cj ue el acto de recibirla constituye el suceso más raro de mi vida. Y á raí me han sucedido cosas extraordinarias. Pero muy extraordinari Poned atención y os las referiré. Yo he encargado á mi sastre un traje de invierno para estrenarlo el día i.o de Noviembre, y el día 2, por la mañana, le he tenido en mi casa. Es decir, casi cuando le necesitaba... Yo he tenido que ver en cierta ocasión á- n ministro, y el portero que defendía la mam. para del despacho ministerial ¡me ha saludado muy fino! Yo he vivido, en fin, treinta años en la corte y aún no he sido atropellado por el tranvía... Ya veis cuan difícil es que lo insólito me asuste. Pero yo he recibido una carta que me h a puesto los pelos de ¡junta, Y el fenómeno se explica, porque á ningún mortal le ha sucedido cosa semejante.