Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EvisTA ANO XVI ILUSTRADA IsVM. 810 MADIUD, 10 na NoAaEMiüiE ot; l JOG -i I fe. y V 4- i LA H A C I E N D A DE PACHIN j É A C H Í x del Puerto era un rapaz como de diez años, no se sabe si cumplidos ó faltos, porque nunca se averiguó en cuál día ni aun en qué nres naciera. Tanto podría contar veinte días como cuarenta de vida, cuando un buen hombre, Juanón de la Pola, le recogió por humanidad de la carretera donde la criatura estaba abandonada y poco menos que desnuda. Tampoco se sabe que se llamara Pachín por derecho y consagración de bautismo ó de registro civil, sino por nombramiento y costumbre de su padre adoptivo, quien desde luego le puso aquel diminutivo por ser común en el Concejo, lo mismo que se pone á capricho un nombre cualquiera al perro que se entra por las puertas, además, la pobreza y también la pereza de Juanón no le permitían gastar tiempo ni dinero en agua bautismal ni tinta judicial. En cuanto á lo del Puerto, que semejaba apellido, no lo era, que mal podía llevarlo quien no llevaba ni nombre. Tomó el tal distintivo del lugar donde fué hallado, no otro que la carretera que sube desde la Pola de Lena al imponente Puerto de Pajares. De suerte que Pachín del Puerto ni era Pachín ni era del Puerto; ni tenía edad cierta, ni nombre propio, ni apellido heredado, ni patria chica ni grande que fuese averiguada. Eira un habitante