Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S A N T I A G O RAMÓN Y CAJAL P R E M I O N O B E L D E 1906 F. KAULAK Academia de dado satisfacción España, adjudicar este los L a premios Nobel Noruega hailustre un nuevo motivo de D r Ramón yá Caja) Al aldedicar Nobel suaño uno de forá nuestro compatriota el sabio cuantiosa tuna á la fundación de los premios que llevan su nombre, estableció cuatro de ellos para remunerar á los que practicaran los mayores descubrimientos ó mejoras en la Física, en la Química, en la Fisiología y en la Medicina, uno para la Poesía, desde el punto de vista de lo idea y otro para los trabajos en pro de la fraternidad entre Jos hombres. Grandes descubrimientos ha remunerado hasta ahora la fundación Nobel; pero á ninguno de los sabios que obtuvieron dicho galardón cede en merecimientos el saoientísimo doctor unánimemente reconocido en nuestra patria como verdadera gloria nacional. Los importantes descubrimientos que este eminente histólogo lleva realizados en la asidua é infatigable labor á que vive consagrado, ha tiempo que traspasaron nuestras fronteras y fueron ensalzados como merecían por las más altas representaciones del saber en muy distintas naciones. Las Universidades de Cambridgi v de W u r z b u r g o concedieron al D r Ramón y Cajal el título de doctor causa; la de Clark, en ¡os Estados Unidos de N o r t e América, le inviló á dar en aquel centro científico explicaciones de sus descubrimientos; la Academia de Ciencias de Berlín le otorgó por unanimidad la gran med? lla de oro del premio Helmholtz, y el Congreso de Medicina de París, donde todas las naciones tenían su representación, le adjudicó el premio de la Universidad de M o s c o u Difícilmente habrá o t r o sabio en la edad presente de modestia más marcada y más sincera. Consagrado á la ciencia con verdadero amor, siente invencible repugnancia por las mundanas vanidades, y en todo ofrecimienlo de alto cargo y en toda proposición de homenaje no ve sino una obligación ó un hecho que pueden apartarle ó siquiera disiraerle de su trabajo predilecto.