Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
í Fermín Cabello, mozo d e labor d e V alderresuello, quiso el Jíacedor darle calentura. ¿Ciase? I io s é cuál. Sólo s é q u e no era fiebre puerperal, ícfima el paciente de un delirio cruel, vio cruzar su m e n t e al feroz lauzbel, que con rabo y c u e r n o s íbale ¡qué horror! é pinchar la tripa con el tenedor Por la noche el mozo s e hubo de agravar y al doctor J u a n P o z o quiso consultar. M a s á J u a n le tira a declamación y hace s u s papeles cuando hay ocasión. Y en un featrioo cerca del hogar donde estaba el chico pró; imo á espirar, s e encontraba haciendo nuestro buen doctor el papel d e diablo como un gran actor. fVntes de q u e el drama fuese á terminar, el que estaba en c a m a le mandó llamar. El doctor, que e s vivo dijo: -ñl punto iré. Y con rabo y cuernos á la casa fué. Y cuando Cabello vio á kuzbel entrar y notó que aquello no era delirar, s e llevó tal susto que de él s e murió... y el demonio mismo lo certifico. J U A N P É R E Z ZÚÑIGA