Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO 16 MADRID. SÁBADO i5 D E S E P T I E M B R E D E 1906 N U M 802 4- Mi: yj, vi. EGOÍSMO HUMANO L veneno no había caído jamás en vaso tan limpio, ni la maldad tomado nunca forma tan bella. Rosa era como la flor de su nombre: un ser de carne delicada, vaso de esencia suave. ¿He dicho que lo era? En verdad no lo era: lo parecía. Bajo sus cabellos rubios como los de los ángeles, bajo sus ojos azules como el cielo andaluz, bajo sus líneas graciosas, bajo sus labios sonrientes se ocultaba el alma demoníaca, ardía el pensamiento infernal, palpitaban el co: azón perverso y la iniquidad hipócrita. Rosa se había casado con un viejo doliente por disfrutar de su riqueza en su poca vida y heredarlo en su próxima muerte. Pero el viejo, melancólico y malhumorado en la soledad de sus muchos años.