Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS DE ARTE S OBLEMEIÑTE artístico resulta el busto con cjue comenzamos estas notas, por tratarse de una obra del genial escultor francés Carpeaux y ser éste un retrato del in. signe músico Carlos Gounod. El talento del autor del grupo famoso de I, a danza, que decora la fachada del teatro de la Gran Opera de París, modeló con la grandiosidad y el vigor que le caracterizaban, el busto del autor de Fausto, una de las obras que más impresionaron al público en el pasado siglo. El genio musical de Gounod, que en las creaciones de Shakespeare y d e G o e t h e s u p o i n s p i r a r s u s zxX x i. Í Í Fa. usto y 6. (t Romeo y J dicta, sobresalió en las cantatas y en las melodías sueltas, de tal manera, que su Galh a, su Serenata sobre una poesía de Víctor Hugo, su Jesús de Nazareth y SU Ave María, escrita sobre el primer preludio de Sebastián Bach, lograron una popularidad inmensa. Sabido es el misticismo que se apoderó del espíritu de Gounod, que estxivo á punto de ingresar en una orden monástica. Carpeaux acertó á comunicar á la cabeza de Gounod, granulosa ue líneas, esa expresión reveladora del idealismo soñador y EUSTO DE GOUNOD POR CARPEAUX, F HUTIN VRAMPyS místico de que están impregnadas sus composiciones del género religioso. Otra actualidad, igualmente escultórica y asimismo dedicada á un músico célebre, es el monumento á Federico Chopin, erigido en París en el Parque Monceau. El famoso pianista había nacido en Polonia y se había dado á conocer en Viena; pero en París fijó su residencia; allí escribió sus más notables composiciones, y allí rnurió. El cosmopolitismo francésíno pal a mientes en el punto donde vio la luz primera y le dedica un monumento que otros países regatean á las extranjeros. El eminente escultor Froncent- Meurice, que ha producido ya abundantes obras de mérito, ha sido el encargado del monumento á Chopin, cuya cojiia publicamos. El artista polaco, de complexión delicada y enfermiza y de espíritu melancólico, está sentado ante el clave, ensaya sobre el teclado una de sus características melodías. El parecido físico, acertadísimo; pero todavía es mayor el parecido moral. A realizar el pensamiento del escultor y á; acentuar su idea contribuyen p o d e r o s a mente las dos figuras simbólicas que ha colocado en su composición: la Noche y la Armonía. En este monumento, que ha de destacar sobre el fondo de verdura, en el ángulo comprendido entre la avenida Vandyck y el bulevar de Courcelles, todo el mundo reconocerá al gran pianista y compositor, de melancólico genio, que compuso los impromptus, nocturnos, mazurcas y polacas que le dieron perdurable fama. Suceso artístico de gran interés, que viene teniendo una gran resonancia, es la enajenación de una joya artística de la Abadía de Santa María la Real, de Najera, EL MONUMENTO Á FEDERICO CHOPIN EN EL PARQUE MONCEAU DE PARÍS