Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿i ANO j 6 MADRID. SÁBADO 8 DE S E P T I E M B R E DE igo 6 N U M 801 V- -í ÍÍV- -SiVV, Um r j X UE piensa con los pies suele decirse del hombre de entendimiento corto ó desacertadas obras ftVrlí 1 podrá constituir una figura retórica, pero no una mentira absoluta. El pensamiento w H es errático, como ciertos dolores que, viniendo del mismo origen, se presentan ya en una va en otra parte del cuerpo humano. Allá, muy allá, en la infancia de la humanidad, nuestros queridos antepasados, los de frente chata ángulo obtuso y vello copioso, se parecían más al mono y al oso que al hombre actual, y su vida sé acercaba más á la Naturaleza bruta que á la sociedad civil. Y entonces el pensamiento residió en los pies. La vida no perseguía otros fines sino los de la pura animalidad: vivir y sustentarse de los frutos del suelo, de los peces del mar, de la carne de los demás animales sacrificados al apetito del ser racional. Y, labrador en las llanadas, pastor en la montaña pescador en las costas ó cazador en los bosques, el hombre había de estar en movimiento incesante SI quería vivir. Su inteligencia, llamada á la parte donde era necesaria, se situó en los miembros de la actividad corporal. Tomó el talento la forma mecánica, y tomo el progreso los caminos de la tierra. El hombre de mayor