Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ANO 16 mm m ¡immm SÁBADO 25 D E AGOSTO D E 190 S N U M 799 fZ: M. XvJLS IÍOr 5. JLe KKT O O S T O (áfi I OMO los lioinbres, los días viven, palpitan, tienen aima; alma errática que parece deslizarse V Í con lentitud reflexiva por los cuadrantes de los viejos relojes. El tiempo avanza sigiloso; las lloras fluyen gota á gota, y cada u n a de ellas es tonalidad sutilmente distinta del mismo color, vibración melódica derivada de un único y poderoso acorde, latido ó momento psicológico del gran espíritu universal. Por eso el alma de los días, como la historia de los hombres, tiene ratos de júbilo infantil, de ardimientos mozos, de ecuanimidad indiferente... Las primeras horas de la mañana son horas niñas. Un suave resplandor perlado cae del cielo límpido; corre la brisa libre y fresca; no hay polvo en el aire; del suelo mojado por el rocío nocturno, asciende u n a humedad penetrante que, á modo de