Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DE GJENCÍAS, ARTES Y DEPORTES N esta época del año ofrecen marcadísimo contraste las costumbres de la populosa d u dad que atraviesa el Támesis, con la de esta villa y corte que bordea el humildísimo Manzanares. Al llegar por acá los meses de verano, las clases aristocráticas, a. sí las del linaje como las de la fortuna, la bien acomodada burguesía y hasta los que con penosa estrechez viven el resto del año, todos se apresuran á abandonar cuanto antes, y por el mayor tiempo que puedan, la capital de España. Cada año se nota más esta fuerza centrífuga que dispersa por playas, balnearios, pueblos pintorescos y liasta pueblos de pesca completamente en seco, á los habitantes de la villa del oso y el madroño, y cada año se advierte mayor desanimación en ella durante las imperiosas vacaciones del estío. Viene á la memoria aquella duda que el ilustre Fígaro manifestaba en forma interrogativa: ¿iVí? se escribe porque no se lee, ó no se lee porqice no se escribe? Como él, podría hoy preguntarse, á propósito del verano madrileño: ¿No hay fiestas ni espectáculos apenas porque no hay gente, ó no hay geute j) orque no hay apenas espectáculos ni fiestas? En nuestro concepto, el primer punto del dilema es el verdadero. El zapatero de viejo, que al salir de la corte exclamaba: ¡Adiós, Madrid, que te quedas sin gente! tendrá hoy sobradísima razón para decirlo. ¿Y qué han de hacerlos empresarios de espectáculos que antes animaban la capital ante el éxodo del público, sino seguirle y dejarnos? En Londres, por el contrario, la animación crece en estos meses y las fiestas y los deportes alegran la vida londinense en la estación de verano, la estación por excelencia: The Season. Eejos de disminuir su colosal población, afluyen á la ciudad muchos de los que moran en residencias campesinas, y u n crecimiento de vida y de actividad alegre se advierte por todas partes. De esta animada época ofrecen notas bellas 5 simpáticas las fotografías que ilustran esta sección. El deporte náutico, á que tan aficionados son los ingleses, nunca resulta más agradable que en esta época, y e! Támesis se puebla de preciosas embarcaciones tripuladas por una distinguida pléj ade d e sportsmen y sportswomen. Ea hermosa mitad del género humano muestra especial predilección por tan agradable ejercicio, y la River Season presenta el aspecto más pintoresco y brillante, con las bellas y elegantes ladyes vestidas de lujosas toilettes, notas de color luminosas q u e esmaltan el animado cuadro. Si no tan poético como las excursiones por el río, aún más brillante y espléndido es el aspecto de ílyde Park durante las horas del paseo. Inmensa afluencia de carruaies de las más modernas y eles antes formas circula por aquel hermoso parque, y el paseo resulta verdaderamente espléndido. Los ejercicios del sport, que tanto contribuyen á la higiene y al desarrollo corporal, comienzan á practicarse desde la edad más tierna, y una de nuestra. s n o t a s fotográficas representa el momento de comenzar una carrera de niños. Los precoces sportsmen reciben l a s últimas indicaciones de los que les dirige: en el momento de partir para su infantil record. LO -DT! ES. PASEO RN L. CN CMA POK. E L TÁMESIS Clicíié Berliner I l l u s i r a t i o n