Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
rr? gv 1 V W. í- -í- r- jf S E N S A C I O N E S D E VERANO. D E B R U C E S EN EL RÍO Jé FA sed verdadera es necesidad pocas veces sentida en los Vr f i l I sola. vez fui acosado de ese ardoroso y vehemente deseo Amenn nZ atlT T cammo una mañana de verano en demanda de nn onrUir. A mocedades, yendo de tales horas, la sed, la implacable ansia de haí- tarr P L no? andaluz, resistí dos horas, dos morsemejante. A los l ¿dos de la vereda Tos oUvS S a d o s i T h W f gnstm igual, suplicio perdíanse en la lejanía, coronando las col ñas y Tos S o a n s los 5 ocupaban los campos. envés de sus hojas á las caricias de la luz El sol n r w í K r r silenciosos que oponían el batidor iba con la leníjua fuera camüm que te clminní i w I P i llevábamos de rosas y fatigadas por? a carga y e S t r e T d e U S m no nor alleros, sudosuelo salía, que de la escandecida ti ¿rrfreverbe f t s a y s a r d U t s n fe d; T í descendían agostadores asfixiaban, y los labios v i L fauce ifho. 1- f torrentes producían un inaplazable, un vehenLnte, un brutS y febril deseo de Seber P osos, rezuma rarprius 1,o? o; efeo diÜrííqñido poi ron f r H T J estrambóticas prodilios de la rfa ela S S a p o r r o n e s S d í bai o e tnd ia d celebres en toda la Andalucía- berneo- alp í f- irn, r Jk o Z, -Andujar o de Hinojosa, llenos hasta los d e s b o q u i S s bord de g a s S P á t ¿ros, t o í í r Í S Í Í e S I t S f c f ¿S n viviendo paííbraTbreverViecaí encampanado sobre un mulo, dijo dos- ¡El río! bruces en el río g tas de agua. Bebimos de VIRGILIO COLCIÍERO r IBTOO DE- MEDINA VEUA