Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
L o s animales han contribuido rauclio, y tenemos una variada colección. Canciones del conejo, del pato, de la zorra, del cangrejo, del cabrito, de la abeja, y tanguitos de la cacerola, de la regadera, de la chocolatera y de la canariera. Arniches y García Alvarez conocen bien á sus clásicos, y digan lo que digan los del margen, son, hoy por hoy, los mejores proveedores del género y los que con sus astracanadas nos hacen reir. ¡Te parece poco generosa y digna de aplauso tan noble intención, aquí donde nos estamos muriendo de emoacho de serieáad! Yo te digo que entre los odiosos melodramitas, las zarzuelas con tesis y las apoteosis del golfo, al que hemos declarado héroe, magnáninfo, triunfador y espejo de virtudes, por cueíata de muchos libretistas, nos han corrom- pido las oraciones y el b u e n g r a c i o s a entretenida, pintoresca, para todos los gustos. N o s o n e s t o s Campos Elíseos los d e humor. ¡Con decirte que la risa, el g esto más amable, espontáneo y sincero de la humanidad, es cosa de mal tono! En el Gran Teatro sigue en el cartel El tri- unfo de Vemis, una tentativa de género bufo, poco afortunada. Iva empresa, eso sí, no pudo hacer más por su parte; sirvió y trufó la cosa con esplendidez, pero aquí de lo del plato de ternera sin ternera Como no la había, Venus ha quedado en entredicho y el triunfo, ¡cj ué demonio! otra vez será. En tanto, rompe plaza el estreno que ya te anuncié en otro lugar de la presente epístola; siguen haciendo juegos malabares con el reperto- S L ACTOR CÓMICO EMILIO CARRERAS E N PROTAGONISTA D E EL POLLO TEJADA ESTRENADO E N E L TEATRO DE APOLO EL tu. juventud, de los que siempre me hablaste con entusiasmo, lugar de esparcimiento, espectáculo de expansión, culto, con sus bellos jardines, la encantadora ría, el teatro de verano, la primera montaña rusa, la plaza de toretes, y qué sé yo cuántas: diversiones. Los Campos Elíseos, de Eópez Marín, Pérez Cabrera y los maestros ISTieto y Alvira, es cosa mucho más modesta. Un hombre práctico, y para mayor abuadamiento catalán, ha construido un palacio de recreo cerca de Madrid con ese título. Los Campos Elíseossonunaimitaciónde MonteCario, y en ellos se ofrece á los turistas, sin necesidad de ir hasta la Costa Azul, parecidos encantos y distracciones por un módico precio. Dos amigos, tiranizados en el hogar por sus respectivas señoras, y ya iieteranos de la segunda juventud, sienten la nostalgia de las noches alegres de otros tiempos y, aun con el peligro de perecer si la calaverada llega á noticias de las fieras corrupias, acometen la atrevida empresa de ir hasta los Campos Elíseos para visitar aquel palacio de las tentaciones. Porque allí hay de todo: médica. de buen ver, americanas en buen uso, mujerío atrayente, juegos alegóricos, fiestas brillantes, excursiones magnas; la vida, en fin, con su alegre cortejo de horas felices. En la zarzuelita sucede lo que ya está previsto por los cánones del teatro. La esposa de uno de los LAS SRTAS. PALOÜ Y MOREU- E N EL POLLO TEJADA rio. Felisa Lázaro debutó en este teatro con éxito muy feliz. La e m p r e s a de la Zarzuela me recuerda la popular fábula: q u e si género ínfimo, q u e si g é n e r o chico, que si una mezcla de las dos cosas, y en estas disputas y en estas c o n t r a danzas, menos mal que llegaron muy oportunamente López Marín y P é r e z Cabrera (nuevo en e. stas luchas) con una zarzuela que se titula Zoí Campos Elíseos, que es, como diría uno de los padrea de la criatura, una cosa movidita, LAS SRTAS. SANTA CRUZ Y AMOROS EX EL POLLO TEJADA