Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS D E LA S E M A N A M nuestro número anterior, totalmente agotado a l a s pocas horas de publicarse, interrumpíamos la información de actualidad con la referencia del atentado centra ía vida de los Reyes que produjo victimas inocentes. Enlazando ahora con este triste suceso los poster i o r e s diremos que sobre la pública alegría de las fiestas por los reales desposorios, flotó siempre la sombra trágica del recuerdo de las víctimas. H i z o bien el Gobierno en no suspender las fiestas, porque hubiera sido lamentable que la sola voluntad del único español que no merecía serlo, fuera suficiente para impedir que la Nación celebrase las bodas de sus Reyes. P o r lo espontánea, por lo cariñosa y entusiástica, la manifestación que el pueblo hizo á Don Alfonso y á su regla esposa en la Puerta del Sol al día siguiente del atentado, fué un suceso de los que dejan buena memoria. El coche de los Reyes avanzó hacia Palacio lentamente, rodeado de una multitud clamorosa y sin otra guardia que la tradicional nobleza del pueblo, que quiso protestar del atentado y mostrar que al valor del Rey responde la lealtad y el cariño d é l o s subditos. Llegaron á un tiempo á M a d r i d las noticias del reconocimiento, de la detención, del nuevo crimen y de la muerte desastrada del anarquista M o r r a l s El nombre del feroz asesino pasa á la Posteridad bajo el peso de la maldición de todo un pueblo. N o merecen otra cosa las cruentas hazañas de estos vengadores díscolos que no tienen facultades para reformar las desigualdades humanas y destruyen la sociedad Aspecto magnífico ofrecía la Plaza de T o r o s la tarde en que se celebró la corrida regia. E n el ruedo, d e rroches de valor y gallardía; en tendidos, palcos y gradas, luz á raudales, color, riqueza y hermosura. ¡Fiesta sin rival! Espectáculo soberbio que arrecia y fortalece los espíritus desmayados y templa los ánimos fuertes y briosos. En la revista militar fueron nuestras tropas admiración de los extranjeros y orgullo de los propios. M e r e cida honra se tributó al regimiento de Wad- Ras por su conducta el día del atentado contra la vida de los Reyes. La función de gala del Real fué una fiesta brillante lució en la magnífica sala del modo más espléndido la numerosa y selectísima concurrencia, el brillo deslumbrador, el fausto incomparable de las solemnidades palatinas en España. Imposible es dar idea de las riquezas de los trajes, de la variedad y lujo de los atavíos de las damas. Destacábase la Reina p o r su belleza peregrina. MANIFESTACIÓN DE CARINO QUE EL PUEBLO TRIBUTO A LOS REYES EN LA PUERTA DEL SOL AL DÍA SIGUIENTE DEL ATENTADO ANARQUISTA (Cliché del fotógrafo especial del PrJns, de Amsterd. nm.