Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
V. r- x r? íí? íil í -ir í í -I Vi A V t P t IVE; TRII. LA BALADAS ESPAÑOLAS Yo tengo cuatro claveles ubiertos en mi boharda! Por la m a ñ a n a t e m p r a n o m a d r e me coge la m a n o y mo saca de la cama; t i r a ella de la cam, isa, yo tiem. blo, m u e r t a do risa, coa el frío espabilada; hacen mis pajaritos n n m i d o de cascaljeles; ¡yo t e n g o ctiatro claveles abiertos en mi boharda! E n t r a moviéndome gresca mi h e r m a n a con agLia fresca que deja en la palangana; yo nao peino, yo rae lavo: mi v e n t a n a es m. i- lava bo, mis polvos, sol de m a ñ a n a mi saugre son rais afeites; la naocedad, mis pinceles: ¡yo tengo c u a t r o claveles abiertos en mí boharda! Bajo, oomp- uosta, a la calle; me paro á m i r a r m e el talle eu la t i e n d a de la plaza; dos mn hacliiiolos m e míi an, p asan rozando, suspiran, yo pongo cara do pascua, y e n t r o en ganas de gritai les con desprecio á los donceles: ¡yo tengo c n a t r o claveles abiertos en mi boliarda! El trabadlo es cosa g r a v e qne la o, a el que la sabe y el que la sufre se aguanta pero m i e n t e el q u e m. e diga ¡que el cansancio y l a faiñga pueden naás que u n alm. a brava! E n nuestra fábrica negra me alegran las lior- rs ñeles ¡los c u a t r o rojos claveles abiertos de mi boharda! ¡Madre, riegúeme las flores y v e n g a n á m i sudores y fatigas y batallas! ¿Qué pobre cuezo do t i e r r a no es hermoso cuando encierra las raices de u n a planta? ¡Cuántos cargados de doblas, de f o r t u n a ó de laureles, e n v i d i a r á n los claveles abiertos de m. i boharda! Tan sólo u n a cosa quiero; t a n sólo u n a cosa espero cada año, cada semana: que u n hoiubre de a l m a v a l i e n t e se me plante u n dia enfrento con una buena miradla. Ay, y á cambio de u n cariño y unas palabras de miel es, le doy los c u a t r o claveles ft. biertüs de mi boharda! E. MAR QUINA DIBUJO DE REGIDO