Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
NOTAS DP: U N V I A J E R O Zi fA extensa cordillera de Jgua y Vino es la línea divisoria, la frontera que separa los dos florecien i tes territorios de Agudpolü- -la antigua Acqua de fundación romana: -y VinípoUs, la populosa metrópoli debatoTM. Interesantes, tan apartadas regiones, por sus costumbres, carácter y organización, visité aquellos remotos países, siendo testigo presencial de los recientes y más graves sucesos que el mundo ha visto, y que el que leyere, si tiene la voluntad de seguirme, podrá ver más adelante. Se llega á VmfpoUs después de quince días de travesía por el Mar Tinto, si el viajero no prefiere navegar por el Mar Blanco ajerezado, aunque se tarda un día más. Hacen el servicio de VinípoUs á Bodega, puerto de embarque, los magníficos trasatlánticos Noéy Pepe Botella. La entrada en Vinipolis es magnifica. El puerto, concurridísimo siempre, ofrece un precioso golpe de vista. Numerosas embarcación s atracadas á los muelles cargan incesantemente, no dándose punto de reposo, lo que da idea de su activo comercio. Vinipolis está enclavado entre dos vertientes formadas por el Champagne y el Madera, siendo sus principales ríos el Tinto, el Morapio y el Peleón, que van á desaguar, mejor dicho, á desvinar en el Mar Blanco njerezado. Ea temperatura se mide por copas, representando cada una un grado de calor. Cuando la temperatura es luuy alta, la gente se refresca en las prevenciones. La religión de Vinipolis es pagana. Adoran á Baco, y al que no tiene temor de él lo condenan al horrible tormento de beber siempre el vino con agua. La unidad monetaria es la docena, y la poligamia está prohibida, con lasóla excepción de las turcas. En los duelos es costumbre beber Lacrima Christi en cantidad proporcionada al dolor. En la destilería están tan adelantados, que han llegado á hacer bebidas alcohólicas extrayéndolas de los animales, y así han conseguido Anís del Mono, Anís del Zorro y otros. Salvando la frontera, ó sea la cordillera de yíj- zía Vino, desde la cumbre se divisa el nagnífico panorama que presenta AgudpoUs, y rival en un todo de Vinipolis. Ya de antiguo existe esta rivalidad, fundada en el pretendido derecho de considerar AgudpoUs como pedazo de su territorio a l a importante villa de Aguardiente, cerca de la frontera. Vi 7i ípoUs disputó este derecho basándose en el origen alcohólico de la villa, en hablar la misma lengua que los de Vinipolis, y, sobre todo, en hacer uso de la misma bebida; AgudpoUs, por su parte, apoyaba su derecho en tener Aguardiente una parte de la antigua Acqtca, y, además, por ser compatible su bebida con los aficionados de Aguápolis, que usan de ella como refresco, aunque muy pocas veces. El tratado de Valdepeñas resolvió tan ardua cuestión agregando Aguardiente á VinípoUs y concediendo en cambio á Aguápolis la ciudad de Cerrajas, que para nada les servía á los de VinípoUs. Es tal el odio entre ambos países, que hasta cuando llueve creen los de Vinipolis que obed í manejos d e s ú s enemigos. En Agtiápolis, la religión es también pagana; adoran á Neptuno, i ááál es ofician de vestales, y, como en VinípoUs, al que no tiene temor de Neptuno le condena fll HI el agua con vino. El Gobierno está compuesto por ocho aguadores, que dirigen los d e s t W i pú-