Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LA PASIÓN EN NANCY L año próximo pasado celebróse en ICancy la representación de un drama religioso inspirado en la famosa Pasión de Oberammergau. Kl autor de aquella obra es el ilustre abate Petit, y ya que su poema carezca de originalidad en lo que se refiere á la invención del asunto, sí la tiene, y muy grande, por ser una tentativa que alcanzó éxito lisonjero para restaurar el drama devoto ó religioso, y una significativa prueba de que la creación del drama popular no es empresa irrealizable. El abate Petit, ideó un poema dramático, de grandeza trágica, impojente y de extensión acomodada á ella. Más que un drama, es un poema cíclico i- epresentable y representado. Exalta la fe religiosa; presenta la vida santa y la muerte patética de Jesucristo, emociona mucho más que las grandes trilogías griegas, y su final, que es la crucifixión del Señor, consigue, sin duda, aquella purificación del alma que el gran filósofo señaló como resultado del arte trágico. Pero la Pasión escrita por el abate Petit es además peregrina, por otras razones, por la amplitud del teatro y del escenario eñ que se verificó la representación, por la belleza y propiedad del decorado, por el número de personajes que en ella tomaron parte, por la elegancia de los trajes, por la gravedad sincera con que los actores representaron, todo lo cual formó un conjunto de tan extraordinario relieve, que los espectadores conservan de ello un recuerdo inolvidable. Durante el año 1904, todos los domingos ensayóse la obra. El local que sirve de teatro mide 50 metros de longitud por 21 de anchxira, y es capaz para contener 2.400 espectadores. El escenario tiene 21 metros de ancho por 15 de fondo, y en él, en algunos momentos, moviéronse 500 personas entre actores, músicos y coristas. Cubre al edificio y protege el interior del agua y de los rayos del sol, una tela metálica. Las decoraciones son magníficas y evocan la memoria de los Santos Lugares. De los actores y figurantes, ninguno era cómico de oficio, si se exceptúa al actpr encargado de representar el papel de Jesús, que fué un profesional de Luneville; sin embargo, la identificación con los personajes clásicos de la Pasión fué asombrosa. Consta el drama de dos partes; representáronse ambas durante el día: la parte primera, de nueve y media á doce menos cuarto de la mañana; la segunda, de dos á cinco menos cuarto de la tarde. Fué aprovechada por el autor, como elemento artístico, la reproducción escénica de algunos notabilísimos y populares cuadros, entre ellos La cena de Leonardo de Vinci; el Santo Entierro, de Ciceri; Is Comida en casa de Simón, del Veronés, y otros que al público complacieron mucho. El año 1904 vieron representar la Pasión 100.000 espectadores. De Bélgica, de Luxemburgo, de Alsa cia- Lorena, llegaban á Nancy viajeros anhelantes de asistir al soberbio espectáculo, y el teatro con virtióse así en un lugar de peregrinación como Oberammergau. El éxito creciente excitó el entusiasmo del abate Petit, y paralas grandes representaciones celebradas en 1905, hizo traer de Palestina trajes, arméis, adornos y enseres que dieran propiedad absoluta al decorado. El público fué más. numeroso todavía que el año anterior; acudieron á Nancy altos personajes, lo más escogido de la buena sociedad de París y algunos obispos. Casi todos los prelados de Francia felicitaron al sacerdote de Nancy por su iniciativa, y el mismo Pontífice envió su bendición ¿los organizadores de un espectáculo líamado, dice el Papa, á realizar un bien inmenso