Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
alguna de visualidad artística; hasta las burgalesas parece que velan su hennosura con una pátina de tristeza, y en su peregrinación obligada para visitar las estaciones tratan de exhibírselo menos posible; llevan, sí, el indispensabletraje negro de seda y la clásica mantilla española, negra también, porque las mantillas blancas 3 los claveles rojosy amarillos que tanto lucen las cortesanas, no han podido aún desvirtuar el tocado severo de las burgalesas. Las calles, tan silenciosas como de costumbre, no cambian de aspecto rompe en estridente concierto por medio de las campanillas que llevan chicos y grandes concierto que va extendiéndose por toda la ciudad en interminable repiqueteo de todos los tonos y matices, al propio tiempo que rompen en salvas los viejos cañones del Castillo vecino... Y éste es Burgos en Semana Santa; ni nazarenos, ni armados, ni cantos de saetas al paso de las procesiones, ni ostentación profana en hombres y mujeres: sólo devoción y austeridad. LA ORACIÓN DK HUERTO por la obligada suspensión del tránsito de carruajes, porque no es Burgos de las poblaciones en q u e á diario se note ese trajín de la vida moderua; sólo el ruido estridente de las carracas es el que da la nota de estos días de verdadero recogimiento. Y el Sábado de Gloria, cuando después de haber sido bendec i d a s la c e r a y el agua, llega el momento solemne de la Resurrección, descórreuse los grandes paños negros del altar mayor de la Catedral, y la muchedumbre, congregada en sus naves, 3! ííiífti M Í 1,