Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r té LA DOLOROSA, DK SALZILLO Y asi al paso de las esculturas de Salzillo, el pueblo sieníñ y se emociona, creyéndose trasladado en espíritu á los tiempos recordados. I a. Naturaleza ayuda á la piadosa- evocación... Es la época en que empieza el triunfo de la vida. Y e l i n s t i n t o p o p u l a r comprende la inmensidad de la tragedia santa, la grandeza del sacrificio el símbolo perdurable que Jesús ofreció á la humanidad al apurar el amargo cáliz dejas ajenas culpas... Dijérase también queestamos en los Sagrados Lugares. Por las lejanas tapias se asoman airosas las palmeras y cabecean los árboles de la huerta; la clara luz matutina presta á los objetos una suave y transparente corporeidad; el cielo es muy azul, y en el ambiente diáfano y tranquilo flotan los impalpables efluvios primaverales... Al anochecer del Viernes se organiza la procesión del Santo Entierro, donde figura otra imagen de Salzillo, Nuestra Señora de las Angustias. La procesión dura algunas horas, pues recorre casi toda la ciudad de punta á punta. Y en esta procesión, como en todas, el. espectador queda, admirado por la solemne sencillez, por la ing enua devoción, por la sincera piedad en que se compenetran todos los espíritus. La ciudad es un escenario apropiado para el admirable espectáculo... Salvo las reformas urbanas exigidas por la marcha de los años, Murcia conserva el aspecto de esas viejas ciudades donde el tiempo ha dejado su caricia hierática y augusta. Sobre las amplias puertas de sus moradas señoriales, hablan los pétreos escudos con legendaria voz de las fecundas glorias de otras edades. H a y e n e l l a rincones que llaman á la oración, donde arde la luz de la fe, que cuidan manos piadosas y vigilantes, ante la imagen querida. Y sus calles estrechas y recogidas invitan también al recogimiento y á la intimidad en que altos y bajos se confunden para el acto que se rememora...