Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
La cabalgata de la Mi- Caréme se celebró el año actual con magnificencia y esplendor inusitado. La riqueza de los trajes, la originalidad de los adornos de comparsas y jinetes, el lujo y exquisito gusto de las carrozas y de los coches engalanados, ha sido maj or c ue en los años anteriores. A pesar de la multitud de personas, de coches, de carrozas que formaron en la cabalgata, ésta se organizó fácil 5 ordenadamente. Rompió la marcha, el grupo de los Mercados descubiertos de París, en que figuraba la carroza de la Primavera, de la cual reproducimos una fotoy: rafía. tíeguia á ésta el grupo del mercado des Carmes, que se distinguió por el número y riqueza de sus comparsas, y carrozas, entre ellas la de La TorHe ¿ra, que reproducimos, y en la cual se ve la figura del Príncipe Carnaval. Aún fué más aplaudido el grupo del mercado Lenoir, las figurantas y figurantes, las comparsas, que en número de veinte lucían trajes medioevales; y sobre todo la caí- roza de la- A. lianza latina, en la que asistían á la fiesta las reinas de Roma, Madrid y Lisboa; merecieron constantes aplausos. Los ¡vivas! á E s p a ñ a especial- ente, eran unánimes v estruendosos. CAÜÜOZ. -iS Dií LA P K l i l A V E H A TJE LA LI. iA LAXIN A i DE LA T O R I U G A