Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL SIFÓN DEL RIO SOSA p n distintas ocasiones h e m o s hablado del sifón colosal que une actualmente el valle del Sosa con el barranco de Ribaboua. Aceptado que fué el proyecto, elegido entre otros muchos, del ingeniero Sr. Rivei a, encomendóse su construcción al célebre técnico francés Mr. Bonna; pero el éxito feliz no favoreció al extranjero, y al cabo de un año el Sr. Luiña y también D. Eugenio Rivera encargáronse de la dirección de los trabajos con resultado tan eficaz, que impulsados éstos por las acertada. s disposiciones de nuestros compatriotas, se ha inaugurado el día 2 el paso de las aguas por los tubos gemelos del sifón. E. sta ceremonia solemne fué pres i d i d a por el Rey que, deseoso siempre de manifestar el agrado que le produce cuanto redunda en beneficio ó en h o n r a de España, cjuiso acudir á la cit a d a in augurad ó n realzándola c o n su augusta presencia. La i m p o r t a n c i a práctica d e l s i f ó n construido es extraordinaria, y muy pronto grandes zonas de terreno hasta el presente eriales, c o n v e r t i r á n s e en cultivadas y serán inagotable v e n e r o de riqueza. El sifón i n a u g u r a d o como ÍÚJ LK Í. -W i S. M. EL RKY, ACOMPAÑ. 4 D 0 DEL MINISTRO Y DE NUMEROSO SÉQUITO, EÑ EL RÍO S t S A 2, LOS XCBOS GEMELOS DEL STEÓN DEL SOSA. 3 EL OBISPO DE LÉRIDA BENDICIENDO EN PRESENCIA DEL REY Y DEL MINISTRO DE FOMENTO LAS OBRAS DEL SIFÓN Fots Gofií y Muñoz de Líacna yalfiace tiempo dijimos, puede dejar pa, so á u n a cantidad no inferior á 35.000 litros de a g u a por segundo. En las comarcas beneficiadas el Rey tuvo tan buena acogida, que los campos, d i c e n los corresponsales, hervían de g e n t e la cual incesantemente vitoreaba á D. Alfonso. El Key elogió á los ingenieros, especialmente al Sr. Rivera, y quedó satisfechísimo de la obra realizada, de su necesidad y de su impor tancia. El Sr. Obispo de éricla bendijo las obras, é imediatamente se mandó brir las compuertas j deir paso al agua. Ea emoión de los concurrentes fué itensa: el líquido que vivicará la campiña, hoy j erla, se precipitó en los tuos del sifón. La concurrenla aplaudía entusiasmada; Igunos lloraban, otros daan vivas al Rey, un grito nánime atronó el espacio, o n Alfonso mostraba su Jmplacencia. Terminada la ceremonia, el Rey, el ministro y el séquito oficial visitaron en todas direcciones las obras; sirvióse después un espléndido almuerzo en mesas colocadas bajo el magnífico acueducto; aldeanas y campesinos presenciaron desde las eminencias próximas el regio banquete. El sifón de Sosa es la más i m p o r t a n t e de todas las obras del Canal de Aragón y Cataluña.