Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S U P L I C I O ETE 3 RNO iPor el esfreoho a fajo que ileoa a! monfe, subiendo ias ouejas van esparcidas, observando as brumas del hon zonie, que quedan poco ápoco desvanecidas. Sí pastor que ias guarda va alegremenfe oanfando, cual jilguero de Jlbril, canoro, bañándose en las luces del sol nádenle, que madejas derrama de piafa y oro. JCay enfre las malezas un caserío, como copo de nievesobre zarzales. ¡Quién alpasfor dijera que su albedrío iba allí á dejar preso, para sus males. Cual hada misteriosa, divina y pura, allí vive una niña como enaanfada, alegrando á las aves de la espesura con el dulce fluido de su mirada. SI zagal venturoso la oe asombrado, á los vivos reflejos del sol radiante; y la mira con gesto de enamorado y le jura quererla tierno y constante. Jifas ¡ayl le muestra la joven bella; le dice su despreció, su error le indica: el zagal atrevido no es para ella... él es pastor y pobre, noble ella y rica. íPor el estrecho atajo que lleva al monte, enojos ¿r: bajando las ovejas van agrupadas, observando las brumas del horizonte, por la sombra que crece siempre aumentadas. SI pastor que las guarda va frisiemenfe fabricando rencores dentro del pecho, y á las rojizas Untas del sol poniente se ve que en llanto amargo baja deshecho. ¡S obre zagal! ifa el monte no le recrea; desde su falda mide sus ideales... ¿í ve arriba, ¡muy alfa! su ilusa ¡dea, ¡como copo de nieve sobre zarzales... PEPITA VIDAL DIRUJO TlE REGlnOR