Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Mñ as famosas barracas instaladas en la antigua Plaza de los Traperos, conocidas con el noniljre d e Américas, d e s a p a r e c e r á n en el pla o improrrog able de tresineses, téi- mino prudencial concedido por e 1 A y u n t a in i e n t o á los moradores de aquellas tiendas p a r a q u e las desalojen. I, amentai) e eí ip e os rqat: ños ir. d i- iia th alli vsI 1 j X if íía í V JW? W í l i jc r i atfftn -v Lll i Ir t- 1 Tí f 5 r sólo li u m o r ís t i c a m e n t e puede ser sostenida como tema de crónicas y poesías llenas de donaire. lín realidad las Américas, como muestra de actividad comercial, no pueden envanecer á nadie; el aspecto de los harracor e; es un fiero atentado contra el g usto estético, y por otra parle, nadie desconocerá que ia liig iene justifica la dccj iíin de los c ncargados de elai 0 t ei ornato y la salud publica de Madrid. 11 Ib Maüíiz cl ena iCZ tablecidos se vean obligados á levantar s u s tiendas, q u e d á n d o s e quizá sin m e d i o s de vida; pero el acuerdo del Municipio merecerá aolauso si va seguido de otro por el cual se indemnice á l o s dueños de las barracas de las A m é r i c a s de un modo eqiritativo. La r a z ó n especiosa de cpio las Américas son algo típico de Madrid, cpae va á ser demolido por el afán de innovación, como otras tantas cosas c a r a c t e r í s t i c a s 1 A, iaí