Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AS BALADAS E S P A Ñ O L S LANCES DK N o hagas cuentas d e ii conmigo si os echáis cuentab galanas, q u e y o quieto h o m b i e s de bangie y d e ánimos p a t a daila. La hora en q u e nos teunamob h o r a h a de sci señtlad la primeva d e la noche y después del toque d A n i n n s N o veo d o n d e juntatnob si no es en la misma plaza, q u e á los anchos cotazones no les van encrucijadas. Podéib v í n i r si os antoja, s o n a n d o vuestras g u i t a u í s y q u e las viejas despietten, santiguándose en la cama. wSi las adomaib con cintas, cscogedlas d o t a d a s q u e ni la sangie ni el vino c o r r a n albur de m a n t h a i l i s wLa sola cosa q u e os pido, q u e obedezcáis al q- ie m m d i y q u e íoqueis abonico debajo de su ventana. B D a d l e abonico á IP. S cuerdas, no p o r miedo al q u e descansa, sino p o r q u e cuando canto me estorba hasta la guitarra! D e lo d e bravos, no hablemos; en lo de. encuentros, ¡al arma! antes q u e ceder, ¡la vida! y a n t e s que escapar, el alma! Sí no queréis ir de fiesta, venios de entre- semana, p e r o iJevad en los dientes v u e s t r a s hojas de albahaca. A r 01 Si tenéis e capulaiios, ta! ve ¿q u e nos h a g a t f Iti, y seta mejor t i a e t l o s p o i m o t a en santa giacia A h o n d m o n o s l a s manos, y hasta la noche en a plaza o y a abia ar a la vjt. a y a d i r sebo a la navaja. Asj convoca a l o s suyos en el pottal d e su Casa P e t i c o e R o y o u n a t a t d e con un incendio en la cata La tazón d e sus tazones es t o i d a t a una muchacha dulce, que H miel lo es m lob; fiel, q u e lo lleva en la cata D e tan dulce y d e tan fiel, li llamtn paloma blanca, de su c o m n o s t u t a est n d a n d o p i u e b a s sus ventanas. Los ctislaJes van tapador con dos cottmillai- blancas, los clavelicos d e afuera se marchitan en la mata. Contadlos anochecido, coníadlos cada mañana; si no es los que se han pasai o, ni uno sólo echáis en falta. P e r i c o c u a n d o la r o n d a debajo de su ventana, empieza siempre sus cantos con una misma tonada: (íjAÍ que me rvibetu amor le den mala puñalada! E. n r i i u j o DE RF. OTiioa MARQUINA