Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
EL OIEGO DE LAS COPLAS Miradle cómo cruza las plazas y las calles, y al son de la guitarra entona melancólicos cantares. Tañidos y canciones que suben por los aires, y el eco las repite con notas de dolor imponderable. Creyerais que se alegra cuando las cuerdas tañe... mas... aunque el pobre canta... ¡las lágrimas oculta y los pesares! Miradle cómo sigue, sin blasfemar cobarde, el triste derrotero que le trazó el destino miserable. A su nacer dio al mundo el más raro contraste, pues que, á la luz naciendo, entre; tinieblas horrorosas yace. Del mar del infortunio, sin- quilla y sin velamen, es barco que navega á través de tormentas eternales. ¡Pobre ser! aunque escucha el canto de las aves, para él es un enigma el pintado color de su pli majc No ha visto de su aldea la torre muda y grave, ni de su casa el huerto, ni la verde campiña, ni los valles. No vio la luz del día. ni el cielo, ni los mares, y... lo que es más... no ha visto... ¡el bendecido rostro de su madre! JOAQUÍN AGUILERA D I F U S O DE O A R L O S VÁZQUEZ