Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
das V habladoras avccillíis rc ocijau l a caliiui Ui rática d e lüs boüqucs; los arroyuclos e u l o n a n su ciinciÚTi de aUitiHc: J obrc üus Icdios de íirdlliL hcnni ü 6 d e blajit a íirt: ii: i; u. rttam. i aromática y el mirto fraganic- tnibalsammi d ambiente o Abajo cerca del mar, v t r d e a u el uocottro y el (Tuayabo, y U palmera y el plátano abren al sol s u s r a m a s rcrczoí i. s: lut. í: t) st íáu vauíos trepando, hallamos los naranjoíi sitiiipre lu auüs las bigucraf; carj adas d e liJiios mejort; que los d e í inírna, las beryamolas y los limoiieroíi opulentüíi; y máü arriba aún los custaños frondüsoa, las encinas enam o r a d a s d d rayo, los no akSt los pínoí las retamas blancas vecinas d e aqnella rc iunes estériles q u e los priuieros fríos del invierno cubren bajo un t u r b a n t e de nieves. Una dulce liisturia va ligada al recuerdo de esos altísimos picoK q u e vieron partir las carabelas d e Cohin: es la emncióu d e los desterrados españoles, que al ref resar d e Amértea tras veinte ó treinta afíos d e emigración, ven tremolar d e n u e v o sobre los m m ü s d e Tenerife y de Palma el m u y noble pendón