Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
n a J e t loíi las siirlfiü, corlidadoií por la aiTiViEcííSn tJe t r i H s Lis ij. icioncs, flimosos por la feciiadídad OUmíficadeKU sui lo, h d l í s i m o s como prcci- jíJas ¡lictira dt: la un tiempo t spIciideTite coroiin espafiol Lns iíilas Balcart- í! dejan en IHT nií lJloria M visjtant í liUíH pcrdliratilE, CuaiiJg tcrmiuc la tlíis niii íjiK i; ic Jic impuesto- -escribía Z o a m e rcUrar ¿A Mnilürca, el riüoón, á mi JIIÍCÍOH m i s iiernioso del IllUTldo. ÍTallorcn, en ofoclun es tn m; Ís linda de arpit llas cLicn herntunari. Su nomKrc es ¡liisLrc cil lew míales de la R- ücrr y del saber. Allí reptJSaJí las ccui as de li, -i ¡mundo Liilío; allí dvJrnjíiíroi d u r a n t e scj Í Íglos, los restos Oel Coiiquístadnr cra rntiís; alli cstílfi Iiis ciievít. s del Pirnt, i v del Draeh, i J- cidí Ío i de arqti ¡tecti; rí, especie d e hridiidas calcdrale cyn i i a w s Bolciliutíi y cnlmunatas reFul; nLes y s u t ü i r l. -ibradas hajo ei Ucean i ur las filtraciones del mar; v pastn rnignifkfjs i dchc -i rri: iias seiii- r hrad s de olivares y de almendros, y ci- rdilleras a h n i p l a s donde l líiano curioí a del hombre hall criaderos copiosos Ae cinabrio, granates, cristal d roca, alabastro, ágatas, amianto, plomo y otroii metale. y piedras de s u b i d o valor. Una poesía infiuitaf evocadora d e efire dos recuerdos, orla, con nimbo magnífico dt a v e n t u r a s ci ardiipiélaíjo balear: es l a poesía milenaria del fttcditerráneo, el m a r histórico p o r a r t o n o m a s i a e m a r que cortaron las quillas de todas las n a v e s de Egipto y de Funicia y q n c acotaron los í aleotes presos en todas las galeras de Vcnccia y de O í nova; m a r d e belleza, cternLÍinenLL a ¿ul, que presidió el nacimiento d e Venus y meció las almas v; igabuudaü d e J neas y Uliit- s, y devoró todos los cadáveres que arrastraron las o n d a s Snagrradas del Tiber, y por cuya amplitud la imai inación ricjía vio bng: ar el carro d e N c p t u u o con s u séquito d e t r i t o n e s y d e ninfas d e s n u d a s y d e sirenas cantarina: y crueles. Pero si el Mediterráneo es el mar de Roiua y de C rtago y el palenque ó flufiteatro d o n d e sr dirinjieroii los destinos del m u n d o antiguo, pasado el Híitrecho se extiende el AtláutícOf el piéi. ío inmenso vecina de dos contineutes enormes, á travos del cual el jjeuio de Colón y la española b i a m a abrieron los caminos de un mundo n u e v o El Atlántico es el más interesante de los mare. LOÍ; Océanos í laciales inmóviles bajo su máscara d e hielo, evocan síemjíre en la memoria el tri ñ o li i aventureros do la ciencia C UL- tra- pu 5 Íeron los círculos polares; el Indico, espeja la mtlancolia de los países venerables de la víej. i Asia; el Pacífico, semejante, por los centenares de islotes que lo acribillan, á un cielo estrellado, ii nh ce una impresión de silencio; es alj o mal explorado aún, al travos d e cuya i n m e n s i d a d la inia -inacióu se píeide. líl tl. ínticü tiene u ñ a poi sia más intensa: d nos Xr e las palpitaciones ñc u n a íuiuiLinidad joven; eoloe- ido entre Kuropa y Atii rica, unido á nosotros por lautos lazos d e amor, sus a g n a s acules tienJeü á la civilización y al progreso, p u e n t e de plata. Allf, bajo el manto d e nii cielo turquí v rodeado de olas casi siempre tranquilas, está c! archipiélago Canario: islas de o r i g e n plutónico, accidentadas, cubiertas de vigorosísima vt. í; etadón, que, por su contestura, parecen iina desmembraciíjii del Atlas. U n a pa solemne rodea e s t a s i s l a s d e q u e habló r i u t a r c o y en las que probahk- mtnte, ios helenos colocaron los C J -s Eltseoí cautados por H o m e r o J u el centro de Tenerife y d o m i n a n d o el valle de Qrolava, d o n d e tantos tísicos respiraron la vida, el pico Teide levanta s i cuerpo h: i áltico, monstruoso como u n a joroba del planeta. Sólo de tarde en arde el íMún. alma del desierto sahdrico, lanza liasta alli sn boitc- o asolador. La temperatura normal es deliciosa y la variedad d e climas d e t e n u i n a u n a riqueza forestal oasanosa: millonet: d e piuta