Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
níMuü i yo hivíera la íntdjg encia privilejííada del cordobés Séntca, In fantasía brillante del ahíierieuse Moliamad- Een- Alín lín. la g a l a n u r a ¡lottioa de sevillano Herrera, el a g u d o infienio del inalaTMuefLO Espinel, la doi ta eri. tdici 3 n del bniibCTise Jacobo del Barco, el admirable estilo ílel íjranndino H u r t a d o de Mendoza, la fog osa anspiraciÓTi del jaénes L 3 pez Gari: ía y la elocuencia subliiiK? y arrebatadora del ¡jaditano Cafítelar í ¿d l y dignamente podría expresar en síntesis conc 3! ia cnanto CH, cnanto sipTiifit -aH cnanto Vpile aqtiel bendecido pedazo de nuestra adorada tierra eRpaüola que lleva el nombre de AN TÍALUCÍ- V. Pero mi admiración, mi entusiaümo mí amor á aquellas provincias hr- rnianas, ne la naturaleza prúdlíjít ha embellecido con todos HUS encantos y ha a d o r n a d o con sus mejores ítalas, n o bastan para a c o m c t e r n í ann p a r a intentar tan ardna empresa á qne irreflc ivamcnte me he comprometido, contando antes con mi voluntad que con mis fuerzas. Pen, ando en ello, p a r a blificar a l g u n a humilde ya q u e no airosa salida, llevaba lar ¿ro tiempo con entrambos codos apoyados en la mesa, con la frent e a p o y a d a en e n t r a m b a s m a n o s con l o s ojo. s fijos en las blancas cuartiHas y con la imaírJuación v a c a n d o iuqnieta sin tino 7i ¡rumbo por cüpaciori desconocidos, cuando un dulce y extraño sopor fué apoderándose de mí, y como vaíjo recuerdo acudieron d mi mente estos versos de F n Die u Gon íllc en su Jioesía TIÍV S fnr is jrr- iaJo y dichas toñaáms del s tfr Dfliú: íSüñfi (cúinn f rrinirurmii ol niiPDii las M- vt- i i MI crÉnio) que no CrA ÍTr nlii li ijiie wo puiiíuibn, aiiiE- rlii liUEnUnfk fi- rinfl, l o I- 1 Lili (lili r- roi niijiMnha 3 LlrtA n Uminiin, lt nfti a honoriliitml y do hornin irA. oPntm de üsi nM li iii T do ío piirji, y y lií il i ii il 1 vonturoífl iJn t u í. slti íf. iciui- Li ¡l vec ii ijiníqiloriíi. rrfl aoplaí ¡I- ir- jo ifue rtia. f Yo también f: oné. y n o sólo Cádi las ocho provincias, con formas humanas, se m e aparecieron