Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
y M 1 1 1 1 1111111 H 11111111! T! I -Yo- -dirá lie los ilosviajoros el q i i t lia -eiiiíl í desde Barcelona, o lie atravesiido tcido Vüln Tida, Yo no podn íi rL- sinuÍr mis ijTJTírtsiüiieü cu ciiatni palfxbra i. Como h: iy u a Andalucía puramtintt! liU rnría, de couvettoión, d e abstracción, exisle t í i m b i m t: ti! i Valencia tipias novólas y d e los d r a m a s Hn Valencia yo veo l: is t s t e p a s yt- riTias, ingratas, q u e ban sido íhxrante ií; ílns con ímprobos trabajos liccbas eii 1 tiv, iblc- í; n n a íiabia repartición de afínas q u e crn a i loí campos C multitud d e axarbts y r e c u e r a s hat O fértil la tícrnt. í. a p r o d i i c d d u e s s t í nra abinulanlt; la vida fácil; til fjaisriio íjue conIt inplan niiL- r ttos ojos t S siempre el mi- suto, uu ¡locü nuiTiúlonoH uniforme- -líanos de atrofíales ó boHi uecillos d e n iraují s; -el cielo se uii- K -slra eíjustanie nienie Itnipin, el aire jne T sjíirainns L I pleno inviern o en tr; í libio fu nuestros pulJUoiies, V lodu- i eslas eircuustíxncias. este aiuhieutet esta llana topografía, liaceu iie nuestro vivir se ilesliceeii plena caiupifia: correiuos. saltanios, vainns d e nn lado para otro por las fáciles í, eudas de la llanura; no entramos en nuestra casa sino breves minuentos liara dormir d e uu sueño li- íero ú para eonier ráp la y sobriLtJiieute. El ílire. el cielo la h u es nuestro alimento; t u pocaü h o m s las más r á p i d a s y brviseai impresiont s pasan por nvieslro c e r t b r o Ñ o s apasionamos fácilmente; p e r o l a í pasiones, lo que r anau en nosotros en rapidez y eu violencia, Ui jiierdcu ili fecundidad v en d u r a c i ó n pintores, llenaremos eu b r e v e s m i n u t o s ALICANTE CASTELLOH jienzos ancbos con uiíiravillosos c o n c i e i g d e lu Cü y sombras que encantan nuestros ojos, pino q u e n J hablan á nuestro espíritu; novelistas, n u e s t r a s no- elas serán obr s vibrantes d -encr; íia. d e ímpetu, pL! ro en ellas no e n c o n l r a r t m o s esos detalles sugestivcs, liondoSn esas realidades seí; undas ó i n t í m a s q u e e s t á i por debajo de Ins realidades p r i m e r a s y quí. Í, I. HÍ i i i que ven los poetas, V por encima de esta. -cuafidndcr que hacreadcí ía herencia y fortifica el lut lio, encon irareinoH en todus los moradores de eslu v e g a s Mtid llane- a. u n a afabilidad, tin liumürisiuo T. ito, travieso, jovial, que ha creado iiu castigo tv. itro, y que Imce que sea un di; las más aineuas pláticas, d e lanj jlil más dr Ucíosas, las que podemos sostener eu ia p u e r- la d e u n a barraca con uno de estos labrie íos q u e ponen su petaca y su ca) a de fósforos sobre el muslo y qnt! van b a n d o un eisarro lentamente, en tanto qiie hablan con uua sonri ía d e ironía y os miran con sus ojuelos malicíofloiíf br ¡llantes, H V así ha hablado- -por eíi nr alíro d e lo q u e bn dí ello- -el primer viajero. -Yo- -conlcsiará cí segnndo, eí q u e ha subido desd e Almería -yo be atravesado todo este nuiravilloso país d e Murcia. Los habitantes de esta rcí uu Cíi la p a i t e que cLte hücia eí mar, tienen inucliü du ía psicología valenciana; poseen la misma lijíereza. IS mism a intuicídn pronta, el niísnio arrebato súbitiíyé ÍQexplicablü (ijne en la masa popular produce esas lraSí: ílÍ ls a b s u r d a s y c n o n u c s que UÜS üenau de es- 5 X